La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha señalado este miércoles que en el seno del Gobierno no existe «ninguna inquietud» ante la posibilidad de que el líder del Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, sea investigado por presunto delitos en el marco de la ‘pieza Dina’.

«El Gobierno no tiene ninguna inquietud respecto al trabajo del vicepresidente», ha señalado la vicepresidenta en declaraciones a RTVE recogidas por Europa Press después de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón haya elevado una exposición razonada al Tribunal Supremo para solicitar que investigue a Iglesias debido a su condición de aforado.

En este sentido, ha concretado que estas informaciones sobre la presunta implicación de Iglesias en la ‘pieza Dina’ que se investiga en el marco del conocido como ‘caso Villarejo’ es una cuestión que afecta «a su persona» y «no tiene nada que ver con su cargo» en la Vicepresidencia «ni con su papel en el Gobierno».

En cualquier caso, ha incidido en que el Gobierno respeta «lo que tenga que hacer la justicia» en relación a la investigación por el delito de daños informáticos, revelación de secretos y denuncia falsa y ha recalcado que «no hay ninguna inquietud» en el seno del Ejecutivo «porque nada se corresponde con su labor» en el mismo.

Así, ha apelado a la «prudencia» para evitar elucubrar ante la posibilidad de que finalmente sea imputado porque, según ha recordado, en la vida política de España se han visto «tantas situaciones y tan insólitas» que es conveniente «esperar a los tiempos en que la justicia está trabajando».

«Hemos visto absolutamente de todo en esta materia, como absoluciones que han destrozado la vida de alguien. No podemos estar en otro sitio que esperar los tiempos de la justicia», ha remarcado Calvo, que ha incidido en que «respetar a la justicia supone no especular absolutamente sobre nada».

La vicepresidenta, que ha coincidido con Pablo Iglesias tras conocerse la decisión de la Audiencia Nacional, ha explicado que no ha abordado esta cuestión con el líder de Podemos y se ha referido a una «casualidad» o «coincidencia» que la noticia saltara este miércoles, el mismo día de la presentación del Plan de Recuperación que guiará la ejecución de 72.000 millones de euros de fondos europeos hasta 2023.

Tras esta información, Iglesias no se ha referido abiertamente al tema pero ha lanzado un mensaje alertando contra «algunos poderes profundos» que quieren devolver a España «al pasado», a la vez que ha querido dejar claro que el Gobierno de coalición seguirá con su «tarea histórica».

Un mensaje que Calvo no ha querido interpretar, aunque ha apuntado a las «resistencias» que se registran en España «cuando se intentan desarrollar políticas progresistas».

En cuanto a la petición del PP de reclamar la dimisión de Iglesias en aplicación del código ético del partido, o en su defecto, que sea cesado por el presidente del Gobierno, la vicepresidenta ha cargado contra el partido de Pablo Casado por su crítica constante.

«No recuerdo apenas una propuesta, una ayuda, un elemento complementario a lo que el Gobierno haya dicho, o una propuesta constructiva. Solo recuerdo la exageración e hipérbole constante», ha remarcado.

Tras conocerse la decisión de la Audiencia Nacional, varios miembros del Gobierno de coalición como la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, la ministra Portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, o la responsable de Defensa, Margarita Robles, han salido en apoyo del vicepresidente.

Desde Unidas Podemos, el portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, ha considerado «inconcebible» que el líder del partido sea investigado y cree que sería un «escándalo» que el Tribunal Supremo se decantara por ello.

Además, ha asegurado que no existe ninguna prueba para reclamar su imputación y, por tanto, sospecha que detrás de todo este asunto se esconde su defensa de las tesis republicanas y denuncias ante el bloque del Consejo General del Poder Judicial.

En Ciudadanos, se ha pedido la comparecencia en el Congreso de Iglesias y ha instado al jefe del Ejecutivo a «dejar de proteger» al líder de Podemos. Además, ha anticipado que si el Tribunal Supremo también ve motivos para investigarle y solicita un suplicatorio, Iglesias deberá dimitir.