Borrador automático

Continúa el legado del dictador: Carmen Martínez-Bordiú ya es duquesa de Franco. A principios de mayo, tras las elecciones generales y casi un año después de que el Gobierno del PP autorizase la sucesión tras el fallecimiento de Carmen Franco, el rey Felipe VI firmó la herencia del título.

Sí, la relación entre los Borbón y los Franco sigue siendo excelente y se deben mucho los unos a otros. Sin embargo, Martínez-Bordiú fue condesa porque dependía del Ministerio de Justicia y el tema ha estado un año en el limbo de la Administración sin que hiciese nada por evitar esta situación.

Pese a las presiones de Unidas Podemos y a que el Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) anunció que intentaría revisar la ley para revocar el título, la reforma legal encalló en el Congreso y se ha culminado el traspaso del título que mantiene con vida el legado de Franco.

En diciembre falleció Carmen Franco y el título pasaba a la nieta mayor del dictador. Rafael Catalá, anterior Ministro de Justicia fue quien firmó la sucesión del ducado de Franco, pero el BOE publicó este hecho en julio, ya con el Gobierno socialista en el poder. Después de que Martínez-Bordiú pagase las tasas, Justicia debía enviarlo al Rey para que añadiese su firma a la de la ministra de Justicia, Dolores Delgado.

Al llegar al Ejecutivo, el PSOE anunció que lo eliminaría con la nueva la ley de Memoria Histórica pero murió en el Congreso. Así lo anunció la ministra Delgado y lo detalló meses más tarde el secretario de Estado de Justicia, Manuel Jesús Dolz. Este consideró «anacrónico» este título y avanzó que el Ejecutivo quería abordarlo en un cambio legal por ser una «exaltación de la dictadura franquista». La reforma de la ley de memoria histórica murió en la Cámara baja a base de ampliaciones de plazos en la Mesa del Congreso, controlada en la pasada legislatura por PP y Ciudadanos. Todo atado y bien atado.

Deja un comentario