El Gobierno de Pedro Sánchez ha sufrido la segunda dimisión de un ministro en sólo 101 días y a consecuencia de sendos y sonoros escándalos. Carmen Montón dimitió esta noche para que el caso de su máster irregular deje de perjudicar al Gobierno y empujada finalmente por el presidente del Ejecutivo.

La ministra de Sanidad no resistió la cascada de continuas informaciones que, poco a poco, fueron convirtiendo su brillante máster en la Universidad Rey Juan Carlos en una ristra de irregularidades, falsificaciones de notas y plagios.

 

Los problemas del máster

Las irregularidades del título fueron muchas y muy variadas:

  • La fecha del título no coincide con la de las notas. El expediente dice que todas las asignaturas fueron aprobadas en el curso 2010/2011, pero el título oficial de la Universidad Rey Juan Carlos señala que terminó el máster en junio de 2012, cuando tenía que haber puesto que lo hizo en junio de 2011

 

  • Una de sus asignaturas fue convalidada de forma irregular. La asignatura Feminismo y Construcción de la Identidad de Género fue convalidada por la profesora Sonia Núñez Puente, según ha declarado ella misma a eldiario.es. Esta convalidación sería irregular porque nada tiene que ver con la carrera de Medicina que tiene la ministra. Montón lo sabe y por eso este lunes ha dicho: “No hay ninguna convalidación” porque “es necesario previamente que lo solicite el interesado y yo no he solicitado que se convalide”.

 

  • Asignaturas aprobadas después del comienzo del curso. Eldiario.es asegura que ella empezó el curso en enero y se perdió, por tanto, las seis asignaturas (de 12 que había en total) que se habían programado en el primer cuatrimestre, que, sin embargo, se le fueron calificadas en la convocatoria de junio.

 

  • Un máster presencial que se puede hacer a distancia. Montón ha reconocido que no iba con regularidad al posgrado, porque, aunque el máster era presencial y había que ir al 80% de las clases, la directora del máster, Laura Nuño, le permitió cursarlo de forma online. Ha mostrado un correo electrónico de Nuño en el que le dice: “El máster se puede cursar a distancia también”. “Lo cursé a distancia y, no obstante, acudí a todas las clases a las que pude asistir”, ha recalcado la ministra, que entonces era diputada y portavoz del PSOE en la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados.

 

  • Cambios en las notas. La universidad constató cambios en las notas del máster de Carmen Montón. En junio de 2011, al acabar el curso, su expediente tenía una asignatura en la que constaba como “no presentado”. En noviembre alguien entró en el sistema y cambió ese “no presentado” por un aprobado.

“He sido transparente y honesta. No he cometido ninguna irregularidad. Lo he defendido con toda convicción y la conciencia muy tranquila”, ha indicado la exministra en su despedida, este martes por la noche, después de alabar a Pedro Sánchez y asegurar que dimite para no perjudicar al presidente. Montón ha hecho una breve comparecencia sin preguntas en la que ha reivindicado su gestión en estos 100 días. “Hemos recuperado la asistencia sanitaria universal. Hemos sentado bases para la aprobación de una ley de protección integral contra la violencia en la infancia. Es un buen balance para los primeros 100 días”, se ha reivindicado, pese a todo.

 

Nueva Crisis en el Gobierno

Esta dimisión supone un dolor de cabeza para Sánchez mayor al que provocó Màxim Huerta, que dimitió a la semana de ser nombrado, pero la imagen de dos miembros del Gobierno dimitidos en poco más de 100 días es especialmente dura para un Ejecutivo que solo cuenta con 84 diputados.

Pedro Sánchez ya no solo apoyó a Carmén Montón de forma discreta, como hizo el lunes, decidió mojarse expresamente en el Senado y comprometer así su imagen y la del ejecutivo. Fue una decisión ilógica cuando todos veían claro que el final era inevitable.

 

Pablo Casado

La ola de la crisis del máster salpica claramente al PP y pone en una situación difícil a Pablo Casado, que tiene problemas similares con su máster.

Casado también se ha negado a mostrar su trabajo de fin de carrera, que ahora se convierte en más sospechoso, aunque a la misma hora en la que Carmen Montón presentaba su renuncia por las irregularidades de su máster, la dirección del PP había elaborado ya un argumentario para demostrar que el máster de Casado nada tiene que ver con el que ha provocado la segunda dimisión del Gobierno de Sánchez en sus primeros 100 días.

De acuerdo con las tesis del PP, los másteres de Cifuentes y Casado sí se parecen. No así el de Pablo Casado, en el que no hay “falsificación documental”. El líder del PP, añaden sus colaboradores, “no conocía a los responsables del Instituto de Derecho Público de la universidad, ni había colaborado con ellos como parece que es el caso de Montón”.

 

Deja un comentario