Señor Sánchez:

Le escribo esta carta, no en nombre de ningún sindicato, tan solo en el mío propio y en el de algunos trabajadores que estamos en una situación que creemos es desesperada.

Hace algunos años cuando estaba usted en la oposición se enfundó una de nuestras camisetas y prometió que cuando llegase a la Moncloa usted pondría en marcha un proyecto de ayuda a las industrias electrointensivas.  Ahora ocupa ese cargo y nos pide tiempo para aplicarlo; la firma del preacuerdo le dará a usted tiempo, pero para nosotros si usted no lo aplica es un despido pactado. Alcoa se reserva la última palabra para aceptar la venta y el gobierno, usted señor Sánchez ,dice que no asegura la totalidad del empleo.  Con eso lo único que queda claro es que Alcoa mantendrá abiertas las plantas bajo mínimos y así ustedes podrán decir que las fábricas no están cerradas y que se a acordado la mejor salida para todas las partes.

Permítame decirle, señor Sánchez, que eso no es lo que buscamos, nosotros y los demás compañeros de Ferroatlántica, Gamesa, Vestas, Isowat, Arcelor, los astilleros, los compañeros de Caixabank, los teleopeadores, etc. más de 40.000 empleos, es que usted nos de una salida.

Usted se enorgullece de querer formar un partido feminista y europeísta, me parece lógico y aplaudo esa opción, pero me gustaría saber qué feminismo hay en echar a tantas familias al paro, familias con mujeres como las compañeras que tengo yo en fábrica, familias como las de mis compañeros que llegan al casa y no saben que decirles a sus hijos ¿por qué llora mamá?

Cuando usted estaba en la oposición se quejaba de que el gobierno tenía una puerta giratoria con las eléctricas; ahora está usted señor Sánchez, ¿qué pasa con esa puerta?. Los trabajadores de las fábricas de aluminio de Coruña y Avilés no le pedimos que interceda por algo que no tiene futuro, el precio del aluminio es de 2.200€ aproximadamente, y se estima que va a subir a 2.700€ a lo largo de este año, Alcoa lo sabe y por eso esta haciendo todo esto. Me gustaría recordarles que cuando estas fábricas pertenecían al INI (Instituto Nacional de Industria) eran muy rentables, tanto que paliaban las pérdidas de Renfe e Iberia; y puedo asegurarle que con un marco de energía adecuado seguirán siendo rentables. Los trabajadores de las fábricas de A Coruña y Avilés no queremos mendigar nada; se  nos prometió una ayuda por parte del gobierno y creemos que el mercado nacional debería de ser trabajado por empresas de este país . Pensamos que no sería positivo para nadie que acabase este altercado con el cierre de todas nuestras plantas  por una multinacional a la que habrá que comprarle el aluminio al precio que ella estime, pues su única intención es quedarse con el mercado español y traer el metal de su factoría en Ma’aden(Arabia Saudí).

Durante todo este período de negociación los trabajadores hemos visto que si a 30 de junio no hay solución vía intervención del gobierno mediante la SEPI, a través de la aplicación del articulo 128.2 de la CONSTITUCIÓN, que nos de la seguridad de un futuro laboral. nuestros peores presagios se harán realidad.

Por eso le pido otra vez señor Sánchez que se acuerde que todos los trabajadores de estas fábricas cumplimos dos de los requisitos de sus siglas, somos obreros y somos españoles, queremos trabajar en unas empresas que necesitan que usted apruebe ese marco de energía. En su mano esta el dar una salida a todo esto, necesitamos su implicación como a prometido a muchos colectivos como pueden ser el de nuestros  pensionistas, aunque si se para la industria que es la que puede y tiene que aportar el sustento de esas pensiones no será nada factible.

Todos hemos visto como a habido unos fuertes rescates a la banca y a las autopistas, nosotros solo reivindicamos que con la promesa que usted nos hizo de un marco energético que nos haga competitivos, podamos seguir generando empleo y beneficios a este país. Empleo que nuestras dos fábricas generarían porque como ya sabe parte de nuestra producción esta parada desde hace años. Si se pusieran las dos fábricas a funcionar al 100% se generarían unos cien puestos más en cada una; puestos cualificados y de calidad que le darían a otros compañeros y compañeras , pues como usted ya sabe en nuestras factorías la mujer desempeñan una gran labor tanto en la rama administrativa, productiva y de dirección.

Por eso le instó, señor Sánchez, a que venga a hablar con los trabajadores, que haga un hueco en esa agenda tan apretada, que no digo que no tenga, porque nuestra puerta está siempre abierta; de lo contrario iremos nosotros a Madrid, a manifestarnos pacíficamente, exigiendo un gobierno «del pueblo», «por el pueblo» y «para el pueblo «, que arregle esta situación.

Atentamente, un trabajador.