Meterse en camisas de once varas
Doctores tiene la santa madre iglesia
Cada palo que aguante su vela
Se me ocurren varios refranes para resumir mi punto de vista sobre un par de temas relacionados con las pensiones contributivas (que no sobre las no contributivas).
Se me ocurren porque no procede que yo diga cómo han de organizarse para que la “hucha” no se vacíe, ni cómo han de hacer para que los ingresos por cotizaciones lleguen para pagar las pensiones, ni procede que dé consejos para que los contratos de trabajo precarios dejen de serlo. Atreverme a ello sería meterme en camisas de once varas, porque… doctores tiene la santa madre iglesia y lo que corresponde es que cada palo aguante su vela.

Las pensiones son, y así lo entiendo yo: un derecho. No son una ayuda, no son un subsidio, no son caridad.
Si las pensiones son un derecho, han de ser pagadas por quien corresponda. ¿Cómo lo han de hacer? Ellos sabrán. ¡Qué se ganen lo que cobran! ¿NO saben? Haberse presentado a las elecciones es lo que tiene. Asumes una responsabilidad y, se supone, estás preparado para hacer frente a las cuestiones inherentes a los posibles cargos que puedes asumir. Por lo tanto, es su problema, no el mío, buscar soluciones que respeten los derechos del ciudadano.

El NO HAY, no me vale.
Mi “problema” es exigir que me paguen lo que me deben.
Imagínese que tiene usted una sastrería y que un cliente le encarga un traje. Cuando llega la hora de cobrar el cliente le explica que no le llega el dinero, que no le ha entrado suficiente para el sobre que tenía reservado para pagar el traje, que va a ver si consigue que el sobre que tenía destinado para otros pagos se puede aligerar y pasar para pagarte a ti…

Carta de una pensionista a los miembros del gobierno que corresponda
Carta de una pensionista a los miembros del gobierno que corresponda

¿Tiene sentido? ¿NO? Tú lo que quieres es cobrar lo que se te adeuda y sabes que hay dinero para ello. Es más, en el caso de que no tuviera suficiente es problema de tu cliente “buscarse la vida”, ¿verdad?
Pues eso me pasa a mí con las pensiones. Es un derecho. Me lo deben. ¡Páguenme! ¿Qué no tienen en un sobre y tienen que sacarlo de otro? ¡Háganlo, pero paguen lo que se han comprometido a pagar porque tienen una deuda!
¡Yo no tengo ni la obligación ni la preparación de sugerirles, siquiera, cómo hacerlo!

Julia Castillo