Durante su visita a Oviedo, Casado ha atendido a los medios y ha puesto de relieve su «gran preocupación» ante la situación del sector energético. «Estamos en contra de ese acuerdo por la energía y el clima que está anticipando muchos años los acuerdos a los que han llegado los países europeos», ha reiterado.

A su juicio, la descarbonización en España «no tiene por qué hacerse antes» de lo que lo hagan los competidores. Las tecnologías de captación de CO2 en las centrales de carbón, ha explicado, «están muy avanzadas» y además, si ya hay un acuerdo «asumido por las empresas generadoras» y asumido por la UE, el PP «no entiende» por qué el Gobierno lo adelanta «poniendo en riesgo a muchísimas familias en el sector de las centrales, pero también en las industrias electrointensivas».

En este punto ha mencionado también su «gran preocupación» por la situación del sector del aluminio. A su juicio, «hay una responsabilidad en la política energética», ya que esta, además de afectar al sector minero y del acero, también influye en la fabricación de automóviles, o la subida de la tarifa eléctrica.

Con todo ello, Casado ha señalado que «si los asturianos están de acuerdo con que en Cataluña se suban un 70% las inversiones en los Presupuestos del Estado mientras incumplen los compromisos con el Principado, que vuelvan a apostar por Pedro Sánchez y por sus aliados de Podemos».

En cambio, según Casado, votar al PP implicaría sacar adelante las infraestructuras comprometidas tanto en autopistas como en puertos, frecuencias aéreas o el apoyo a un sector industrial «que tanto se necesita para fijar población en Asturias». Todo ello, ha dicho, es una «prioridad» para el PP.

DEJA UNA RESPUESTA