En un nuevo paso más allá de su estrategia de crispación en el camino hacia las urnas, el líder del PP, Pablo Casado, ha utilizado este viernes el primer día oficial de la campaña electoral para alertar de los peligros económicos que acechan a España en el caso de que Pedro Sánchez logre seguir en la Moncloa tras las elecciones generales del día 28.

El presidente de los populares ha hablado incluso del riesgo de que en el país se produzca un «corralito» si el PSOE sigue en el Gobierno, a pesar de que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la economía española creció un 2,6% en 2018 y de que el Fondo Monetario Internacional prevea que este año siga creciendo aunque algo menos, en un 2,1%. 

Aprovechando su participación en un acto con empresarios en Oviedo, Casado ha asegurado que España «está desacelerándose más» que los países de su entorno. A renglón seguido, el líder del PP ha afirmado que «los españoles estamos en deuda con Sánchez, exactamente 21.000 millones euros que se ha endeudado simplemente para dar a la manivela de las promesas electorales incumplibles, no aprobadas y metidas con calzador en una Diputación Permanente, para financiar a nuestra costa una nueva campaña electoral».

Se trata de una estrategia que, según Casado, ya puso en marcha el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero con el plan E. «12.000 millones de euros en grandes carteles para decirnos lo buenos que eran, carteles que tapaban una recesión que destrozó a España con 3,5 millones de parados y con un rescate prácticamente seguro que hubiera hecho bajar las pensiones un 40%, bajar el sueldo a los funcionarios un 30% y reducir a la mitad las prestaciones por desempleo».

«Quien pierde es España»

«Se preguntarán, ¿esto es así?», les ha dicho a los empresarios, para contestarse a sí mismo: «Sí, esto pasó en Grecia, por no hablar del corralito: se iba a los cajeros y solo podías sacar 20 euros por día. Esto es lo que no queremos que pase. Antes de que eso ocurra necesitamos volver a los mandos de la Presidencia del Gobierno y poner medidas para que la situación de España cambie», ha zanjado.

Casado, que ha desgranado todas las propuestas económicas del PP desde la «revolución fiscal» a su «compromiso con las infraestructuras», también ha criticado a Sánchez por no aceptar el cara a cara propuesto por él. «El miedo a debatir de Sánchez se topa con el miedo de que Sánchez siga gobernando. Porque si dejamos que Sánchez gane quien pierde es España», ha concluído.