Tan solo cuatro días después de que en el último minuto de la campaña del 28A el líder del PP, Pablo Casado, se abriera a que Vox entrara en su Gobierno en el caso de poder, una vez constatado el fracaso de los populares en las urnas y forzado por las peticiones de sus barones el presidente conservador ha emprendido un nuevo cambio de rumbo: por primera vez ha calificado a la formación de Santiago Abascal como «ultraderecha». 

Casado se había resistido a calificar ideológicamente a Vox durante los últimos meses, pero este martes, durante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP que se ha celebrado en Madrid a puerta cerrada, el líder del PP ha usado ese término, «ultraderecha», para referirse al partido que el domingo robó gran parte de los votos a los populares. 

Dirigentes que han asistido a la reunión han confirmado a eldiario.es que, además, Casado ha realizado una apelación al centro político después de que emprendiera un giro a la derecha tras su triunfo en las primarias, que ha acabado dejando al PP con el peor resultado de su historia, con tan solo 66 diputados, menos de la mitad de los logrados en 2016. 

Como viene asegurando durante la campaña, Casado ha considerado «que el PP es el centro de la derecha» y «seguirá siendo el gran partido de centro derecha». Siempre según los asistentes a la reunión, el líder popular ha sido recibido con aplausos por los miembros de su dirección, que no le han tenido en cuenta la debacle encajada en las urnas el 28A. 

Estas afirmaciones de Casado llegaban minutos después de que algunos de los principales barones del partido le reclamaran un giro al centro. Es el caso de los dos dirigentes autonómicos con más peso institucional, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. 

«Uno nunca puede mover del centro una de las piernas porque es donde está la mayoría», sostenía el presidente andaluz a las puertas de la sede nacional de Génova, justo antes de entrar en el Comité. Feijóo, por su parte, consideraba a primera hora que el actual «es el momento de ensanchar el partido: cuando lo hemos limitado pues lamentablemente no hemos ganado».

Fuente

Deja un comentario