El presidente del PP, Pablo Casado, ha censurado hoy la «irresponsabilidad de un gobierno que no tiene ni idea de cómo afrontar» el «drama migratorio» y ha dicho que se ha «disparado el efecto llamada» con un aumento el año pasado del 173 % en la llegada de inmigrantes irregulares.

«Por eso, ahora que han mandado a un ministro de cabeza de cartel por Almería (José Guirao) podría hablar con el otro ministro que va por Cádiz (Fernando Grande-Marlaska) y ver cómo se puede resolver el drama de la inmigración», ha declarado Casado durante una visita en el barrio almeriense de El Alquián a las instalaciones de la empresa Grupo Caparrós.

«Esto es un drama. Para esos inmigrantes que arriesgan su vida en el Mediterráneo y que son explotados por las mafias. Esto es un drama también para la sostenibilidad de los servicios sociales provinciales, autonómicos y a nivel estatal», ha añadido.

Casado ha apostado por buscar fórmulas para «defender» a la Policía Nacional, a la Guardia Civil en las fronteras, con medidas como darles prevalencia operativa ante «cualquier caso de necesidad o de deslealtad de otros cuerpos policiales, como hemos visto por ejemplo en Cataluña».

También ha abogado por la cooperación internacional y por los acuerdos con países africanos y europeos para defender las fronteras españolas, «que son también europeas».

«Y no hacer tanta apelación demagógica que luego al final acaba como ya dijimos que iba a acabar, que es con una oleada de inmigración irregular», ha añadido.

Casado ha explicado que el PP está a favor de una inmigración ordenada, vinculada al mercado de trabajo, «como hicimos en los años 90, que recibimos a 5 millones de inmigrantes en España sin ningún problema ni de integración ni de seguridad. Porque lo hicimos bien, como lo queremos hacer en el futuro. Pero no podemos tolerar esto», ha concluido.