El líder del PP, Pablo Casado, ha afirmado rotundo este martes que su partido es «muy distinto» a Vox y Ciudadanos, aunque se ha abierto a llegar a pactos «coyunturales» tras las elecciones generales como ya hicieron en Andalucía. En el caso concreto del partido de Santiago Abascal, ha marcado distancias porque hay «muchas diferencias» en diversas materias, incluida la «reivindicación de etapas felizmente superadas».

Así se ha pronunciado Casado en su visita a Valencia con motivo de las Fallas, después de que Vox haya fichado como candidatos al Congreso de los Diputados a dos generales que firmaron un manifiesto en defensa de la figura militar del dictador Francisco Franco.

«Hay muchas diferencias en materia de inmigración, de lucha contra la violencia de género, de política económica, internacional o, en este caso, en su reivindicación de unas etapas que para nosotros están felizmente superadas», ha manifestado Casado, al ser preguntado cómo valora el fichaje de esos militares que exaltan el franquismo.

En este sentido, Casado ha hecho hincapié en esas diferencias. «Llevo mucho tiempo diciendo que el PP tiene muy claro que somos muy distintos al resto de partidos», ha abundado, para añadir que en la negociación con Vox en Andalucía no aceptaron «ni una sola de las reclamaciones que no estaban» en su programa. «EL PP NO ES Cs NI ES VOX»

Por eso, ha pedido a los votantes y exvotantes del que «no se equivoquen». «Si quieren que gobierne el PP, que voten al PP», ha avisado. Según ha añadido, con «otros partidos» pueden llegar a acuerdos «coyunturales» pero tienen su propia «hoja de ruta» que no comparten.

«El PP no es Cs ni es Vox», ha manifestado, para recordar que su partido rechaza la supresión del Estado de las Autonomías que propone el partido de Santiago Abascal, de la misma manera que se opuso a la eliminación de las Diputaciones que defendió Ciudadanos.

Casado ha insistido en que no son partidos «equivalentes» a la hora de votar y ha añadido que «lo más peligroso» es que la mitad de los votos que los nuevos partidos logren en las circunscripciones de menos de seis escaños no acabarán materializándose en un escaño.

Por eso, ha apelado al voto útil al PP, ya que, según ha dicho, quien quiera «sacar a Sánchez de la Moncloa que vote al PP» porque apostar por Cs y Vox en algunas provincias, ha reiterado, puede llevar a que esos sufragios acaben dando escaño a PSOE o Podemos.

Al ser preguntado por sus declaraciones asegurando que no gastaría dinero en desenterrar a Franco, el líder de los ‘populares’ ha subrayado: «Hay que mirar al futuro, sinceramente, y dejar de mirar al pasado».