El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha exigido este lunes al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y al PSOE, que tome medidas y deje su “equidistancia” y su “silencio cómplice” ante los “escraches” que, según ha dicho, están sufriendo los partidos constitucionalistas en los pactos de campaña. A su entender, debe aclarar con “un sí o un no” si están con los “demócratas” o con los de la “kale borroka” porque “lo demás es ocultarse en el burladero de la mentira”.

“Estamos viendo una campaña electoral en la que los violentos campan a sus anchas y en la que el PSOE intenta ir de moderado mientras es tremendamente respetuoso con los violentos y tremendamente agresivo con los moderados que, simplemente pedimos que se pongan medidas para que en España salir a la calle o tener un mitin no sea objeto de escraches, agresiones o amenazas”, ha proclamado.

Casado ha lanzado esta “reflexión” durante un acto en el Muelle Cambuñonero, tras visitar el centro de formación técnico profesional del metal, FEMEPA, acompañado del presidente del PP de Canarias y candidato a la Presidencia de las islas, Asier Antona, y la secretaria general del PP canario, Australia Navarro, entre otros cargos del partido.

EL “COLMO” EL “ESCRACHE” A COFRADES EN VALLADOLID

En primer lugar, el presidente del PP ha aludido en primer lugar al boicot a un acto en el que asistía su candidata Cayetana Álvarez de Toledo en la Universidad Autónoma de Barcelona y ha dicho que “aún no ha oído nada por parte del presidente del Gobierno sobre este escrache intolerable”.

Después, ha criticado el “intento de agresión” a cargos de Vox que iban a dar un mitin en Bilbao -que acabó con detenidos por parte de la Ertzaintza– y el “intento de agresión y boicot” de un mitin de Albert Rivera en Rentería. A todos ellos, ha trasladado la “solidaridad” de su partido por estas actuaciones de “los borrokas de siempre”.

Además, ha dicho que el “colmo” es que unos cofrades que fueron a la procesión en Valladolid fueran “escracheados e increpados” por “miembros de la lista del PSOE” en esa ciudad y ha exigido al Gobierno y a la dirección del PSOE una “condena” a nivel nacional. Así se ha referido al encontronazo entre las personas que volvían de la procesión del Domingo de Ramos y la manifestación por la celebración del aniversario de la República.

Casado ha indicado que todo esto le recuerda a los “escraches” que sufrió su partido en 2012. De hecho, ha recordado que en aquel año la Policía le llegó a avisar cuando estaba en su casa con su hija pequeña ante esa “ruta de los escraches” que Podemos definía como “jarabe democrático” pero al final “le tocó” a la entonces vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. “¿Esto que es? ¿Volvemos al año 12?”, se ha preguntado.

“RECLAMAMOS ACCIÓN URGENTE YA”

El líder del PP ha afirmado que esto es “inaceptable” y ha criticado el “silencio cómplice” del Gobierno del PSOE, quien, según ha dicho, se ha limitado a escribir un tuit en redes sociales. A su entender, la pregunta es si quieren estar “al lado de los que jalean la violencia” o va a “anunciar medidas contundentes” para que los constitucionalistas dejen de “ser increpados” en sus actos electorales. “Reclamamos una acción ya urgente”, ha proclamado.

Además, ha asegurado que “ya no cuela” el “cinismo e hipocresía” del PSOE de intentar situar al PP como los radicales por denunciar “pactos inconfesables. “Los violentos son los que nos intentan agredir, nos hacen escraches y caceroladas” ha dicho, para añadir que si no se denuncian significarán que se “estarán poniendo al lado de los violentos”.

A su entender, “la tónica dominante en esta campaña es el riesgo de perder las libertades”. “No me valen no disfraces de moderación ni ponerse la corbata de presidente del Gobierno. O el PSOE está con los demócratas, a los que nos están escracheando y tenemos que ir escoltados a todas partes, o el PSOE está con la kale borroka”, ha afirmado, para añadir que es “un sí o no” porque “lo demás es ocultarse en el burladero de la mentira”.

DEFIENDE LA LEY DE SEGURIDAD CIUDADANA

Casado ha afirmado que esta campaña “va de eso” porque “a algunos nos escrachean” y otros “lo justifican y lo jalean”, por lo que ha pedido de nuevo al PSOE que “reaccione de inmediato”. Dicho esto, ha defendido de nuevo aplicar la Ley de Partidos para ilegalizar a los que alientan la violencia como hizo en su día con Batasuna y lo que dejaron de “arder” es contenedores. También ha defendido que “no se derogue la Ley de Seguridad Ciudadana porque da herramientas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para no ser escracheados” y “poder tener pruebas audiovisuales”.

“En esta campaña electoral no puede ser que tengamos que ir escoltados y con problemas de seguridad y el PSOE no puede mantener su equidistancia y menos cuando es protagonista de escraches como en el día de ayer”, ha dicho el presidente de los ‘populares’, en alusión de nuevo a la procesión de Valladolid.

Deja un comentario