La dirección del Partido Popular se ha abierto este lunes por primera vez a la complicada posibilidad de liderar un Gobierno alternativo encabezado por Pablo Casado con la ayuda de las derechas de Ciudadanos y Vox, así como con la abstención del PSOE.

La decisión se producía después de la reunión del Comité Ejecutivo Autonómico del PP de Cantabria, al que asistía el secretario general de los populares, Teodoro García Egea. En una rueda de prensa posterior, el ‘número dos’ de Casado invitaba al rey, que el domingo instó a los partidos a que encontraran una solución antes de ir a elecciones, a que proponga un candidato alternativo a Pedro Sánchez para la Presidencia del Gobierno.

El PP quiere «un candidato de consenso» que podría salir de un pacto de las tres derechas. «Nosotros nos preguntamos por qué tiene que ser Pedro Sánchez el candidato«, ha dicho, saliéndose claramente de la línea marcada por el partido hasta ahora, cuando defendió que era Sánchez el que debía formar Gobierno y que sería en exclusiva suya la responsabilidad en el caso de que la falta de investidura abocara a un adelanto electoral en noviembre.

«El rey podría proponer en este caso a otro candidato que fuese de consenso«, ha insistido. «El dilema puede resolverse impulsando otro candidato, impulsando otra candidatura e incluso, como algunos han avanzado ya, con una alianza de los constitucionalistas, con una alianza entre Partido Popular y Ciudadanos, con la abstención del resto de partidos constitucionalistas y del Partido Socialista«, planteaba.