El presidente del PP, Pablo Casado, se ha comprometido este domingo a construir el carril bus-VAO en la A-2, así como a ejecutar una variante en la A-1 de peaje, para que se descongestione esa autopista.

Durante la presentación en Alcalá de Henares de los candidatos de la zona este de Madrid a las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo, a la que ha asistido también la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, Casado ha vuelto a asumir este compromiso, que ya avanzó el pasado mes de febrero en Torrejón de Ardoz en un acto con afiliados y simpatizantes del PP.

Además de reiterar algunas propuestas ya conocidas en materia de pensiones, como garantizar el blindaje fiscal de los planes de ahorro y pensiones, para garantizar que si alguien quiere recuperar lo invertido «no tendrá gravamen fiscal», ha destacado el compromiso del PP para eliminar el impuesto de sucesiones, patrimonio y actos jurídicos documentados de las hipotecas.

Asimismo, ha señalado su intención de bajar el IRPF por debajo del 40 % y el de sociedades por debajo del 20 %.

El PP, ha explicado Casado, es el partido que subió las pensiones, frente a un PSOE que cuando ha gobernado ha abordado este tema «de tres maneras, la primera, Felipe González quebró el sistema que tuvo que arreglar Aznar, después Zapatero hizo lo mismo hasta que llegó Rajoy, y ahora Pedro Sánchez intenta vender la subida ya acordada como suya».

Opina que el actual ejecutivo «es un irresponsable al cargarse la realidad presupuestaria y apelando al miedo de los pensionistas»; lo último que recorta el PP «nunca lo ha hecho», son las pensiones, porque «después de 40 años partiéndose la espalada no hay derecho que llegue el PSOE y quiebre el futuro de los trabajadores», ha dicho.

El líder del PP se ha referido también a una información del diario El Mundo, que dice que el Gabinete de Presidencia del Gobierno pidió a los ministerios «argumentos de ataque frente otros partidos, sobre todo el PP».

Casado ha advertido hoy de que se ha puesto en marcha una «guerra sucia» contra su partido, «con insultos, instrumentalización de las instituciones e intentos de deslegitimar al adversario», mientras los populares se están ocupando de «política educativa y pensiones».

«Mientras otros insultan o buscan guerra sucia», ha dicho Casado, mientras otros quieren cambiar el logotipo de las embajadas y parecen olvidarse de que estamos en una monarquía y no en una república, nosotros presentamos propuestas»; «ladran, luego cabalgamos», ha añadido.

Además de Casado y Díaz Ayuso, han intervenido el presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero; , y la candidata a la Alcaldía de Alcalá de Henares, Judith Piquet.

DEJA UNA RESPUESTA