Además, ha advertido que aplicará el artículo 155 de la Constitución contra cualquier Gobierno «fuera de la ley» que además, «ampare la delincuencia», en referencia a Cataluña o cualquier otra autonomía

Así, ha apuntado que cuando en una autonomía se gestiona «contra la convivencia» y «a favor de la desigualdad», desde el Estado se debe «actuar», para defender la garantía de igualdad que marca la Constitución.

«Y lo voy a hacer», recordando como Felipe González, por ejemplo, amenazó con aplicarlo en Canarias por cuestiones fiscales.

En esa línea, ha apuntado que para que «haya concordia» en Cataluña, se debe aplicar la ley, incluyendo la ley de partidos, tal y como se hizo en 2002 con la kale borroka en el País Vasco. «Fue muy eficaz y se erradicó», ha comentado.

Ha dicho que el PP respeta los estatutos de autonomía y las leyes de transferencia, pero entiende que la Constitución obliga al Estado a defender la igualdad, y eso afecta a cualquier competencia, incluidos los servicios públicos, por ejemplo.

Por ello, ha señalado que también hay que ilegalizar a los grupos que inspiran o promueven la kale borroka en Cataluña e impedir que los partidos políticos, «cuyos líderes están encausados por rebelión y sedición», no reciban «ni un euro público» porque «fomentan» la causa de la separación de Cataluña.