El aumento del salario mínimo de convenio a 1.000 euros en 2020, incluido en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), va a beneficiar a dos millones de trabajadores a jornada completa y a 1,8 millones, aproximadamente, a jornada parcial, según los datos del sindicato UGT. Este acuerdo repercutirá positivamente en casi cuatro millones de trabajadores en nuestro país, el 30 % del total de personas asalariadas en el sector privado.
La medida podría conllevar incrementos salariales en la mayoría de los convenios que estarían entre el 12% y el 20% y que, en algún caso concreto, podría suponer aumentos incluso de hasta el 38%, según el sindicato CCOO.
Esta medida ayudará a reducir las bolsas de pobreza que la crisis y las políticas liberales han generado en la clase trabajadora de nuestro país, además de disminuir las desigualdades y los niveles de exclusión social. Los mayores beneficiarios serán las trabajadoras y trabajadores que desempeñan los puestos de trabajo peor pagados y los que más han sufrido la devaluación salarial desde 2009, por lo que se trata de una medida netamente social.
El aumento previsto del salario mínimo de convenio inducirá otros dos efectos positivos. El primero, ayudar a reducir las diferencias entre la capacidad de compra y la calidad de vida de la población de diferentes zonas, aumentando la cohesión territorial; e impulsar el crecimiento de aquellas Comunidades con un tejido industrial más débil y con menores niveles retributivos.
Esta medida tendrá una incidencia mayor en las Comunidades Autónomas que concentran a las empleadas y empleados con peores sueldos, como son Andalucía, Murcia, Canarias, Extremadura, Galicia, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha.

3 Comentarios

Deja un comentario