Por J.C.
La inestable política española que, como el flamenco y los toros, reparte como nadie los quejíos del alma y las cornadas a las monarquías que mueren “a las cinco de la tarde”, muestra ahora su lado más esperpéntico y jocoso con sus dos principales presidenciables, Puigdemont y Junqueras, atados de pies y manos por caer en el lado oscuro de la fuerza.

“Con su descabezamiento” el establishment tiene una ocasión de oro para colocar en primera fila de la política catalana a “la Droite Divine”, cuyo icono, Inés Arrimadas, espera que los independentistas se coman los Hunos a los Otros para pisar la alfombra roja y entrar bajo palio en la Generalitat.

Parece que Rajoy está alelado por la caótica helada que provocó la intervención de la UME (Unidad Militar de Emergencias) bajo la inopia e inoperancia total del PP y, convertido en estatua de hielo, no se mueve ni un milímetro para intentar buscar una salida política a la ratonera del 155.

Cataluña, (convertida en paradigma de cómo funciona la justicia española para acabar con políticos incómodos, y en espejo de cómo se movilizan las máquinas quitanieves en momentos de emergencia nacional), va a la deriva, cual Titanic que navega sin brújula, sin músicos y sin orquesta.

Rajoy y Felipe (el rey) han dado un paso hacia el futuro de la Edad Media y han puesto la unidad de España en manos del Ejército y las fuerzas del orden. Ahora los catalanes y las catalanas, jibazarizados por la huida de miles de empresas, deberían tener miedo, eso busca el poder.

Al final, qué pasará. Si hacemos caso a la Ley de Murphy “todo lo que es susceptible de empeorar, empeorará”.

mm
Retrato de Javier Cortines realizado por el pintor Eduardo Anievas. Este escriba es el autor de la trilogía "El Robot que amaba a Platón", obra que no gusta nada a las editoriales consagradas al dios tragaperras por su espíritu transgresor y que se puede leer gratis en su blog: Nilo Homérico, en cuya portada se puede escuchar, además, la canción de Luis Eduardo Aute "Hafa Café".

Deja un comentario