Por J.C.

No sé si alguien, tal vez alguno de los personajes del Hamlet (príncipe de Dinamarca, Copenhague) o de Harry Potter, ha susurrado al oído de Puigdemont que lo mejor “es morir matando” pues, aunque la caída sea dolorosa, arrastraría consigo a su tozudo adversario y acabaría con su carrera política.

Rajoy se consolidaba en el poder a pesar de la corrupción (los españoles estamos tan acostumbrados a ella como a la gripe o como a la serie de Cuéntame) pero el enfrentamiento virtual del Correcaminos y el Fugado, le está produciendo un desgaste tal, que, si sigue así, Mariano terminará llevando la ropa de “half man”, el fascinante enano de Juego de Tronos.

Y no sólo Rajoy empieza a acusar los reveses del destino (no hay que olvidarse de esa fuerza telúrica tan temida por los griegos), sino también Soraya S. De Santamaría, que hace unos meses parecía una rosa invasiva y ahora está confusa, como mareada. “La Mano” derecha de Mariano ahora tiene la mente obnubilada y no sabe cómo enjaular al enemigo público número Uno.

La ley tiene grietas y Puigdemont permanece agazapado en una de ellas. Las mentes privilegiadas del PP (la mayoría recomendados por los cazadores de talentos) no saben “como sacar al bicho” del agujero, y las lanzas no surten efecto.

Quizás Puigdemont aparezca el martes (día de la investidura del president de la Generalitat) con las alas extendidas del murciélago y, cual reencarnación de Batman, aterrice en el Parlament dando el golpe de gracia a Rajoy y a su fiel escudera Soraya.

mm
Retrato de Javier Cortines realizado por el pintor Eduardo Anievas. Este escriba es el autor de la trilogía "El Robot que amaba a Platón", obra que no gusta nada a las editoriales consagradas al dios tragaperras por su espíritu transgresor y que se puede leer gratis en su blog: Nilo Homérico, en cuya portada se puede escuchar, además, la canción de Luis Eduardo Aute "Hafa Café".

Deja un comentario