El gobierno de Colau ha tomado la medida a los pisos turísticos ilegales. Bajo su mandato, el contador de apartamentos clausurados sobrepasa los 3.000 y, según el Ayuntamiento, en las distintas webs de anuncios sólo quedaban, a finales de 2018, 272 pisos sin licencia.

El equipo de gobierno de Barcelona en Comú ha adelantado su balance anual del plan de choque contra las viviendas de uso turístico ilegales, que suele ser en verano: Están cerca de dejar el contador a cero en una ciudad que se estima que llegó a tener más de 6.000 pisos que se alquilaban a turistas sin licencia para ello.

El consistorio puso en marcha su plan para erradicar esta actividad económica irregular en verano de 2016, en plena consolidación de plataformas como Aibnb y HomeAway. Desde entonces, ha abierto 13.014 expedientes sancionadores, de los cuales 6.453 han derivado en multas que van de los 30.000 euros a los 600.000 (en caso de reincidencia). El Ayuntamiento ha rehusado sin embargo informar de cuántas de estas sanciones se han cobrado hasta la fecha.

En cuanto a las órdenes de cierre de pisos, que van siempre acompañadas de sanción, el Ayuntamiento ha efectuado desde 2016 un total de 4.900. De ellas, 3.038, el 62%, han acabado en el cierre del piso. Las otras, según el consistorio, pueden estar todavía en trámite o haberse revertido tras las alegaciones del propietario.

El dato que más ha enorgullecido a Janet Sanz, la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, es que la mitad de estos pisos a los que se ha ordenado el cierre han cambiado ya de uso y son vivienda de alquiler (937) o del mismo propietario (234). Sanz ha defendido que su gobierno ha puesto coto a una actividad que había tenido «barra libre» en la capital catalana.

 

Aumentan los cierres antes del precinto

Desde que Colau puso en marcha el plan de choque, el ayuntamiento ha detectado cómo los propietarios son más receptivos a sus apercibimientos y optan por retirar el piso de las plataformas de anuncios sin tener que llegar hasta las últimas consecuencias, que es el precinto por parte de la Guardia Urbana. Si en 2016 el 48% de las clausuras fueron por precinto, en 2017 estos representaron sólo el 7% y, en 2018, el 4%. Los que no llegan a este extremo es porque dejan de operar a partir de la multa, primero, o de la orden de cierre, después.

A partir de los 13.000 expedientes abiertos se puede constatar también cómo los barrios céntricos, que en Barcelona son los más turísticos, son los que tienen una mayor presión de esta actividad irregular. Solo entre Ciutat Vella y el Eixample albergan el 58% del total de apartamentos supervisados en la ciudad, con 3.737 y 3.820, respectivamente.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA