El magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) Carlos Ramos ha citado para el próximo 15 de mayo a las 10.30h. a Quim Torra como imputado por un presunto delito de desobediencia en relación a la causa abierta contra el president de la Generalitat por su negativa a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos el pasado mes de marzo.

Según ha informado el TSJC este lunes, la Sala civil y penal trasladó a la Oficina de Presidencia de la Generalitat diferentes fechas posibles para la declaración, tanto en mayo como en junio y la ofician respondió que su fecha preferida era el miércoles 15 de mayo, tal y como ha acabado acordando el magistrado.

Asimismo, el juez ha empezado a recibir los distintos informes que requirió el pasado 11 de abril. El primero ha sido el de los Mossos d’Esquadra sobre el «debido cumplimiento» de la orden de la Junta Electoral Central (JEC) para que la Generalitat retirase la «simbología partidista» de las sedes públicas. El juez también reclamó a la Jefatura de la Policía Nacional en Catalunya las actas que los agentes del cuerpo confeccionaron para comprobar si la administración autonómica cumplió con la orden de retirada de «símbolos partidistas» por parte de la JEC.

Asimismo, solicitó a la conselleria de Presidencia que le remitiera «en el plazo más breve posible» una copia del informe de sus servicios jurídicos sobre la exhibición de los lazos amarillos y las pancartas a favor de los presos independentistas durante el periodo electoral. El juez pidió además a Presidencia una copia del informe en el que el Síndic de Greuges instó a Torra a retirar los lazos.

Tras recibir el ultimátum de la Junta, el pasado 20 de marzo Torra anunció que seguiría las recomendaciones del Síndic de Greuges –que no obstante conocía desde cinco días antes– y el 21 de marzo sustituyó la pancarta a favor de los «presos políticos» del Palau de la Generalitat por otra con el mismo mensaje, pero con lazo blanco con una franca roja, en vez de amarilla.

Ello motivó una nueva resolución de la JEC, que acordó llevar el caso a la Fiscalía, ordenar a los Mossos que retiraran los símbolos de apoyo a los políticos presos y abrir un expediente sancionador al presidente catalán. Finalmente, Torra decidió colgar el 22 de marzo por la mañana una nueva pancarta en el balcón del Palau de la Generalitat con el lema «Libertad de opinión y expresión. Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos», que la JEC no ve partidista, por lo que no ha instado a su retirada.