El juez que investiga las cargas del 1-O en Barcelona ha imputado a dos subinspectores y al inspector jefe de los antidisturbios de la Policía Nacional que dirigió el operativo en el colegio Estel de la capital catalana. Este mando es uno de los ocho «jefes de unidades de intervención» a los que los responsables del operativo del 1-O, el coronel Diego Pérez de los Cobos y el comisario Sebastián Trapote, señalaron como los mandos que que decidieron cómo y cuándo se intervenía en los centros el día de la votación.

La decisión del juez instructor se ha producido después de que la Audiencia de Barcelona la obligara a reabrir el caso de las cargas en el colegio Estel y le instara a investigar la cadena de mando del operativo. De este forma, el juez ha imputado al inspector jefe que tanto sus superiores como la documentación obrante en la causa apuntan como la persona responsable de la intervención en los centros de votación el 1-O.

Según explicaron tanto el coordinador policial del 1-O, Pérez de los Cobos, como Trapote, jefe de la Policía Nacional en Catalunya el día de la votación, los ocho jefes de unidades de intervención lideraban los equipos policiales conformados por las unidades antidisturbios y las unidades de prevención y reacción –integradas por agentes de la brigada de información– de cada uno de los sectores en los que la Policía dividió la ciudad de Barcelona.

Los ocho inspectores jefe «determinaron el número de efectivos necesario para la actuación en los colegios, circunstancias que también determinaron la presencia de dicho responsable en un colegio u otro», según un informe de la Dirección General de la Policía obrante en el sumario de la causa sobre las cargas que investiga el juzgado de instrucción 7 de Barcelona.

Pérez de los Cobos y los cargos políticos del Ministerio del Interior, como el exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto, negaron que se impartieran órdenes políticas para efectuar las intervenciones en los colegios así como para cesarlas al mediodía, y dejaron la responsabilidad en los citados ocho inspectores jefe.

En una providencia, a la que ha tenido acceso eldiario.es, el juez fija la declaración el inspector jefe y de los otros dos subinspectores investigados para el 22 de marzo, y les permite hacerlo por videoconferencia. Con esta nueva imputación ya están investigados la mitad de de los ocho inspectores «jefes de unidades de intervención» que hubo en Barcelona el 1-O.

En total el número de agentes imputados en la capital catalana asciende a 37, ha afirmado Jaume Asens, teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, que ejerce la acusación popular. Asens también ha destacado la resolución de la Audiencia Provincial que ha llevado a reabrir la investigación de la intervención policial en el colegio Estel.

Source