Un día después del congreso constituyente de la Crida Nacional, la nueva plataforma que apadrina Carles Puigdemont, el PDeCAT ha analizado la controvertida relación entre ambas organizaciones. Según ha explicado el presidente del partido, David Bonvehí, por el momento los postconvergentes avalarán la doble militancia con la Crida, siempre que esta mantenga su actividad como asociación o plataforma cívica y no pretenda actuar como un partido que se presenta a las elecciones.

La decisión de la dirección del PDeCAT, ya avanzada antes del congreso de la Crida, trata de cerrar una polémica que divide el partido entre partidarios de la incorporación del conjunto del PDeCAT dentro de la Crida y quienes son reticentes a autorizar esta doble militancia entre partidos. «Si actúa como un partido, deberemos tratarlo como un partido», ha terciado Bonvehí, quien ha asegurado que mientras sean una plataforma no habrá ningún problema para tener ambos carnés.

Pese a las líneas rojas marcadas por Bonvehí, la Crida podría presentarse a las elecciones en el momento que desee, porque está registrado como partido político ante el Ministerio del Interior. Por el momento se desconocen las intenciones en este ámbito de la dirección de la nueva formación nacida este sábado, más allá del deseo declarado de integrar al conjunto de las organizaciones independentistas, comenzado por la propia militancia del PDeCAT.

Bonvehí, por su parte, ha dejado claro que liquidar el partido está muy lejos de su hoja de ruta. Al contrario, el dirigente que hace de puente entre Puigdemont y los sectores más moderados provenientes de la antigua Convergència ha explicado que el PDeCAT pretende presentarse tanto a las municipales como a las europeas. «Haremos política a todos los niveles», ha zanjado el líder posconvergente, recordando que son un partido con amplia experiencia de gobierno.

La fórmula preferida por la dirección de Bonvehí para las próximas elecciones serían candidaturas de unidad independentista, tan amplias como sea posible. Al parecer de Bonvehí, es preferible que las alianzas se formalicen antes de los comicios pero, de no ser así, ha reclamado «unidad estratégica» de todas las candidaturas independentistas. «Nos ponemos a disposición del resto de partidos para pactarlo», ha extendido la mano.

Por lo que respecta a las elecciones europeas, el PDeCAT ha avanzado en los últimos meses en conversaciones con el PNV, en busca de formalizar la tradicional alianza entre ambos. Sin embargo, los nacionalistas vascos quieren saber las intenciones del independentismo catalán antes de dar su asentimiento. «En las europeas, buscaremos las mejores sinergias con el mundo independentista catalán y también con las fuerzas nacionalistas del país vasco y gallego», ha asegurado Bonvehí, «nuestra voluntad sería que todos los nacionalistas de las diferentes naciones del Estado español hicieran una lista».