Oriol Junqueras mueve ficha ante el freno del Tribunal Constitucional (TC) a la resolución de su petición de libertad. El exvicepresident de la Generalitat ha instado al tribunal de garantías a que le informe sobre cuándo prevé resolver su recurso de amparo después de conocer que el TC no abordará su solicitud en su pleno de esta semana para no interferir en el juicio del 1-O que celebrará el Tribunal Supremo.

En un breve escrito, al que ha tenido acceso este diario, el letrado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, advierte de que en caso de no recibir respuesta sobre los plazos de resolución del recurso de amparo emprenderá la vía de la Justicia europea y recurrirá la prisión provisional ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo. En concreto, añade Van den Eynde, lo hará el mismo día en que empiece el juicio oral en el Supremo, que oficialmente todavía no tiene fecha.

Junqueras entiende que si el Constitucional opta por esperar a que se celebre la vista oral en el Supremo le provocará un «daño irreparable», habida cuenta de que el recurso de amparo se ha presentado precisamente por su condición de preso preventivo y no como condenado. Una vez el Supremo celebre el juicio, dictará una sentencia que ya será firme, por lo que las peticiones de amparo de Junqueras como preso preventivo carecerán de sentido.

El exvicepresident, de hecho, replica al Constitucional que el recurso de amparo para intentar quedar libre antes del juicio busca precisamente «interferir» en el juicio del 1-O y revocar la prisión provisional que ha confirmado en varias ocasiones el Supremo. «No pretender ese efecto sería lo mismo que reducir la vía de impugnación ante la jurisdicción constitucional a una mera discusión argumental sobre la validez o prevalencia de derechos fundamentales, sin efecto material alguno, causando un daño irreparable», asevera Van den Eynde.

Al TEDH no se puede recurrir hasta que no se han agotado las vías internas de la justicia de cada país, que en España terminan en el Tribunal Constitucional. En el caso del recurso de Junqueras, los magistrados mantienen un debate sobre cómo deben rechazar la puesta en libertad del exvicepresident debido a la reciente sentencia de Estrasburgo que amparó al diputado kurdo Selahhatin Demirtas, en prisión privisional en Turquía desde noviembre de 2016.

El caso Demirtas

El TEDH consideró que los tribunales turcos habían vulnerado los derechos políticos de Demirtas al no fundamentar de forma suficiente la prisión provisional y por qué no se le sometía a medidas menos graves que la cárcel para poder ejercer plenamente como diputado. Tal y como explicó este diario, en el Constitucional hay debate interno sobre cómo abordar en profundidad la denuncia de Junqueras sobre la improcedencia de la prisión provisional y se trabaja con las premisas de intentar lograr la unanimidad de los magistrados y no recibir un revés de Estrasburgo.

Sobre el caso Demirtas se pronunció este lunes el Tribunal Supremo. Los magistrados defendieron que el Alto Tribunal sí se había pronunciado, al contrario que los jueces turcos, sobre la suficiencia de medidas alternativas a la prisión provisional, descartándolas porque el riesgo de fuga y de reiteración delictiva de los exconsellers eran más altos. Asimismo, el Supremo rechazó equiparar ambos casos porque Demirtas era un líder opositor, mientras los dirigentes catalanes pilotaban la Generalitat y eran los máximos representantes del Estado en la comunidad.