La teniente de alcalde de Derechos Sociales de Barcelona, Laia Ortiz, ha anunciado este domingo que se retira de la primera línea política con «la convicción de que es el momento de hacer un cambio y explorar nuevos caminos» y para poder pasar más tiempo con su familia y su hija Abril. De esta forma, Ortiz, que ocupó el tercer puesto en la lista de Barcelona en Comú en las municipales de 2015, no repetirá en la candidatura de Ada Colau.

En una publicación en Facebook, Ortiz ha explicado que se marcha feliz, y ha asegurado que ser responsable del Área de Derechos Sociales y concejala del distrito Sant Andreu los últimos cuatro años «ha sido un lección de vida, de responsabilidad y de respeto». «Tomar decisiones en cuestiones tan sensibles ha sido todo un reto», ha reconocido.

Ortiz ha afirmado que en política «nadie es imprescindible», y ha explicado que seguirá defendiendo desde fuera de las instituciones y desde la militancia los valores e ideas que le hicieron entrar con 18 años en ICV. También ha hecho un repaso por su trayectoria política, que le llevó a ser diputada en el Parlament de Catalunya (2006-2011), así como en el Congreso de los Diputados (2011-2015).

Ortiz ha definido su etapa en el Gobierno municipal como «un momento histórico en la ciudad, de efervescencia y cambio» y lo ha descrito como una oportunidad política para empujar un proyecto nuevo, según ella, lleno de energía y ganas de cambiar lo que parecía intocable.

Con la renuncia de Ortiz, Barcelona en Comú se verá obligado a presentar una lista renovada para las municipales de 2019 respecto a la candidatura con la que logró el triunfo hace cuatro años. Tanto Ortiz como el número 2 en 2015, Gerardo Pisarello –ahora candidato a las europeas– no repetirán. El actual comisionado de Cultura, Joan Subirats, será el número dos de la lista. Se da por descontado que sí repetirán Jaume Asens y Janet Sanz, mientras que la presencia de otros concejales del núcleo inicial de Guanyem Barcelona como Gala Pin es a día de hoy una incógnita.