La vista del jueves en la que el exvicepresident de la Generalitat apeló a su condición de “hombre de paz” y a sus convicciones religiosas para salir en libertad no ha servido para convencer al al Tribunal Supremo, que ha decidido mantener en prisión incondicional a Oriol Junqueras. “Sus aportaciones están directamente vinculadas a una explosión violenta que, de reiterarse, no deja margen de corrección o de satisfacción a quienes se vean alcanzados por ella”, ha indicado el Tribunal.

Los tres magistrados del tribunal, Miguel Colmenero, Alberto Jorge Barreiro y Francisco Monterde, señalaron que no hay indicios que apunten a “que el recurrente tiene la intención de abandonar la vía seguida hasta ahora” y no han dado credibilidad a sus afirmaciones de que ejercerá la actividad política dentro de los cauces de la legalidad.

Junqueras insistió en su alegato por una apuesta por el civismo y el diálogo con el Estado, después de que su abogado pidiese su libertad para que pueda ejercer sus derechos políticos, tras ser elegido diputado en el Parlament y optar a la presidencia de Catalunya.

Sin embargo, el tribunal se ha inclinado por la tesis defendida por la Fiscalía, que que ha insistido durante toda la vista en el riesgo de que Junqueras pueda cometer nuevos delitos.

El cabeza de lista de ERC en las elecciones del próximo día tendrá que seguir la campaña electoral desde la cárcel de Estremeradonde fue enviado por la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela el pasado 2 de noviembre por el supuesto riesgo de reiteración delictiva y su papel central en la investigación abierta por rebelión.

Deja un comentario