martes, junio 2, 2020
Esta situación deja en una situación crítica la economía española, que tendrá que lidiar con los sueldos de los trabajadores de multinacionales millonarias.
Con la RBU acabaríamos de un plumazo con el problema de la ausencia de rentas, dignificaríamos no al trabajo, sino a la persona en sí misma, pues la RBU es un derecho de plena ciudadanía.
Todas las crisis implican cambio. Y la del coronavirus no será la excepción. La clave está en adivinar hacia donde nos dirigirá esa transformación y su magnitud.
La multinacional textil anuncia un ajuste de plantilla después de presentar un beneficio de 3.639 millones de euros en 2019 e intenta minimizar el impacto mediático regalando mascarillas.
Analizando la presentación efectuada por José Luis Escrivá, me permito exponer la información que considero se echa en falta y que debería ser requerida, a la mayor brevedad, por la Comisión del Pacto de Toledo.
¿Las alternativas necesarias deben depender necesariamente del crecimiento económico? ¿Es iluso pensar opciones de cambio más allá del crecimiento?
El ritmo con el que Amazon destruye empleos humanos hace imposible que se creen en otros sectores para amortizar su destrucción
El inicio del fraude se dio 2008 y permitía "la simulación de la imputación de un 80% de las rentas canalizadas fraudulentamente".
El sindicato internacional de trabajadores del sector de la alimentación (UFCWIU) de EE.UU. ha acusado a Amazon de "querer eliminar la mayor cantidad de trabajos posibles".
“En muchas zonas del país, estamos viendo que el sueño americano no existe para mucha gente”.

Noticias destacadas

La muerte de Floyd es el triste y perfecto resumen de este sistema de exclusión y segregación perpretado por las élites para mantener su supremacismo.
Cristina Fallarás está pasando un calvario en los últimos días por culpa de que Javier Negre la responsabilizase de las muertes del 8-M por participar en la organización del evento.
El Gobierno cede ante las presiones del sector taurino y le ofrece ayudas económicas.
Obama aboga por conjugar las "legítimas" movilizaciones con movilización política, principalmente a nivel local.
El decreto que regula esta prestación indica que sólo pueden acceder a ella los extranjeros con residencia legal en España de al menos un año en el momento de la solicitud.