Los estragos que está causando el coronavirus en España era algo que pocas personas podían prever. Una de esas personas fue el doctor Pedro Cavadas que ya el 30 de enero avisaba de la peligrosidad del covid-19, un virus muy agresivo y que se contagia muy fácilmente.

Cavadas dudaba también de la transparencia de China y en referencia a los casos de contagios difundidos apuntaba que no hace falta ser muy listo para pensar que son 10 ó 100 veces más e indicaba que no parece un truco para vender mascarillas.

Mientras Fernando Simón, director del Centro de Control de Alertas y Emergencias Sanitarias, un día después de las palabras del doctor lanzaba el mensaje: «España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado» y esperaba que no hubiera «transmisión local y en ese caso sería muy limitada y muy controlada».

Los medios de comunicación y compañeros de profesión enseguida tacharon al doctor de «alarmista», de «buscar el morbo» y de «transmitir desconfianza a la población sobre la labor de la Organización Mundial de la Salud (OMS)» e incluso llegaron a tachar sus declaraciones de bulos.

Cavadas advertía de lo que a su juicio daba señales de la gravedad del coronavirus y es que China había confinado a una población equivalente a la española.

Pero lo cierto es que, 50 días después, sus declaraciones se han confirmado y España cuenta ya con 195.944 infectados y 20.453 muertos por coronavirus y en el mundo se superan ya los 2,3 millones de casos confirmados y la cifra de muertos supera los 165.000.

Mientras se daba por buena la versión del Gobierno a Cavadas le llovían las críticas por parte de medios de comunicación españoles como El País que le dedicaba un reportaje titulado: «Los bulos del coronavirus, un peligroso brote de confusión y desconfianza».

Las críticas también llegaron de la mano de sus compañeros de profesión, medios como Redacción Médica recapitulaban las reacciones de algunos galenos con el título de «Cavadas, cuestionado por sus colegas por el coronavirus: «Meter miedo mola»».

Alberto García Salido, pediatra intensivista, señalaba a través de redes sociales que «parece que lo que mola aquí es meter miedo a la gente o hablar de conspiraciones». «Transmitir desconfianza a la población sobre la labor de la Organización Mundial de la Salud me parece bastante inadecuado».

Después de haberse cumplido todos los vaticinios Iker Jiménez ha intentado contar con el sanitario para Cuarto Milenio o Milenio live pero Cavadas ha rechazado volver a valorar en público la crisis sanitaria del coronavirus.

«Nosotros le llamamos, no quería saber nada de nadie. Se había quemado. Estaba hasta el gorro. ¿Se persigue eso? ¿Que los disidentes estén hasta el gorro? ¿Que los disidentes desistan de su camino? Bueno, a lo largo de la historia esto ha pasado. Quedan ahí en enero las frases de Cavadas. Y quedan ahí las evoluciones de los doctores que yo he visto, hasta estar ahora mismo como están», señalaba Iker Jiménez.