Visitar los centros de trabajo para conocer la situación de la plantilla, solicitar la afiliación a los y las trabajadoras o requerir a la gerencia que se publiquen los cuadrantes y que se cumpla el convenio colectivo. Estas son las actividades que realizan los y las delegadas sindicales en cientos de empresas, un trabajo dirigido a velar por el bienestar laboral de la plantilla.

Para tres personas que trabajan para Burger King esto ha supuesto la imposición de un expediente que, en el único caso en el que se ha resuelto, ha supuesto un despido.

Para CCOO “estos hechos son un acto flagrante de represión sindical, sobretodo teniendo en cuenta que se producen meses antes de la celebración de elecciones sindicales en la empresa“.

El sindicato va a responder a la empresa Burger King de la manera más contundente posible, con todas las vías legales a su alcance. Porque atentar contra la libertad sindical supone un agresión a los derechos de los y las trabajadoras“, indican desde el sindicato.

CCOO lamenta que Burger King “haya decidido judicializar las relaciones laborales, ya que esta estrategia tan cortoplacista no beneficia a nadie, ni a la plantilla, ni a la empresa“.

Deja un comentario