Javier F. Ferrero

Desde CEAS-Sáhara (Coordinadora Estatal de Asociaciones solidarias con el Sáhara) se muestran «consternados por las imágenes que nos llegan desde el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos«.

Desde la Coordinadora indican que quieren «denunciar la situación de violencia extrema y brutal represión que están padeciendo las miles de personas saharauis que pacíficamente se manifiestan en defensa del derecho a la libre determinación, habiéndose producido más de un centenar de heridos y estando un joven saharaui entre la vida y la muerte debido al atropello de un vehículo militar durante la manifestación«.

El ejército de ocupación marroquí, de uniforme y camuflados como civiles, masacra las manifestaciones pacíficas en la capital del Sahara Occidental, organizadas con motivo de la visita de trabajo del Enviado especial de la ONU, Sr. Kohler. «Expresamos nuestra más enérgica condena de esta masacre que se produce al mismo tiempo que los Ministros Borrell y Marlaska miran hacia otro lado y felicitan a sus homólogos de Marruecos por la ‘leal’ y ‘fructífera’ colaboración marroquí«, indican desde CEAS.

Ante estos hechos, llama la atención la indiferencia del nuevo Gobierno del Estado Español, que en calidad de Potencia Administradora mantiene sus responsabilidades intactas en relación a la protección de la población civil que está siendo ases¡nada por parte de las autoridades de ocupación.

CEAS Sahara, junto con otras organizaciones políticas y sindicales, Instituciones, Intergrupos y organizaciones de la sociedad civil, condenan la masacre que está cometiendo el Gobierno de Marruecos y denuncia el incumplimiento de las Resoluciones de Naciones Unidas sobre la implementación del proceso de negociaciones para buscar una solución justa y definitiva que asegure la autodeterminación del Pueblo Saharaui.

«Con nudo en la garganta y profundo dolor en nuestro corazón por lo que ahora mismo están padeciendo nuestras hermanas y hermanos saharauis, hoy más que nunca afirmamos que el Pueblo Saharaui nunca caminará solo«, sentencian desde la Coordinadora.