En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la titular de Educación y Formación Profesional ha saludado que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se haya abierto a pactar con el PSOE tras las municipales y autonómicas del 26 de mayo en aquellos lugares donde los socialistas no hayan favorecido al nacionalismo.

Celaá ha esperado que los resultados electorales del 28 de abril ejerzan una especie de «terapia» sobre PP y Ciudadanos que les lleve a adoptar una posición «más razonable» después de meses de ejercer una oposición caracterizada por las «crispaciones», los «insultos» y con «mucha tensión innecesaria».

En cualquier caso, se ha mostrado escéptica ante la posibilidad de que PP y Ciudadanos se abstengan para favorecer la investidura de Pedro Sánchez, como le gustaría a la patronal de empresarios. «Ellos verán», ha señalado antes de recordar que se encuentran «en una liza entre ellos por ver quién lidera la derecha».

Celaá ha reiterado que el presidente Sánchez se va a «tomar el tiempo necesario» para «explorar» de qué manera saca adelante la investidura y garantiza «la mejor administración y gobernanza para el país, teniendo como punto de partida las acciones concretas de su programa» electoral.

LA CONSTITUCIÓN DE LAS MESAS, UNA PISTA

La voluntad de los socialistas es «trabajar por el diálogo con todos y y el acuerdo». «Hay tiempo para ir explorando», ha incidido Celaá, al menos hasta el 21 de mayo que es cuando se configuran las mesas del Congreso y el Senado y eso «dará algo de orientación» sobre las posibles alianzas.

No obstante, y en alusión a una colaboración estable con Ciudadanos, Celaá ha aclarado que el PSOE ha escuchado la voz de su militancia que en la noche del 28 de abril clamaba ante Pedro Sánchez que no pactase con los ‘naranjas’ al grito de «Con Rivera no».

Que el PSOE no tenga prisa por conformar un Gobierno de manera inmediata no quiere decir que Pedro Sánchez piense prolongar el Gobierno en funciones más allá de lo deseable. Celaá ha señalado que no conciben un escenario en el que el actual Ejecutivo esté en funciones 10 meses como lo estuvo el de Mariano Rajoy tras las elecciones de 2015. «El Gobierno no tiene ese planteamiento», ha aclarado.

En este periodo en funciones, Celaá ha explicado que el Gobierno no hará «obras en la casa» pero sí actuará para hacerla «habitable». Dicho de otro modo, se ocupará de aquellos asuntos que requieran «respuestas rápidas a la ciudadanía».

Ha confiado en que las elecciones del 28 de abril abran un periodo de «moderación» en la política, después de que el mensaje que los españoles han dejado en las urnas es el de que quieren que el Gobierno tienda «puentes, no simas», interpreta la portavoz. Y por eso los socialistas seguirán practicando el «diálogo».

Fuente

Deja un comentario