La ministra de Educación y portavoz del Gobierno español, Isabel Celaá, ha afirmado que la voluntad del Ejecutivo pasa por «transferir a Euskadi las siete materias pendientes» acordadas con el Gobierno Vasco y cree que «hay tiempo suficiente» para ello.

En una entrevista concedida a Deia, recogida por Europa Press, la ministra socialista señala además que el Gobierno está «decidido a trabajar hasta el último día, es decir, hasta el día 28 de abril, luego entrará en funciones y tendrá otro tipo de tratamiento al que deberá hacer frente».

«No habría sido necesario tener que hacer reales decretos ley hasta el último día si la Mesa del Congreso no hubiera bloqueado hasta 50 proyectos de ley. La mayoría que configuraban PP y Ciudadanos en ese órgano del Congreso ha sido una mayoría de bloqueo», denuncia.

Cuestionada por las siete transferencias del Estatuto de Autonomía acordadas para transferir con el Ejecutivo vasco, Celaá dice que la voluntad del Gobierno español es llevarlo a cabo y manifiesta que, «de facto, hemos cumplido escrupulosamente con el calendario».

«Tenemos una buena relación con el Gobierno Vasco y nos comprometimos a desarrollar en febrero esas siete transferencias y así lo hemos hecho. Por tanto nuestra voluntad es transferir a Euskadi esas siete materias», explica, al tiempo que cree que hay tiempo para ello.

CATALUÑA

Respecto a la situación catalana, afirma que el Gobierno del PSOE tiene «obligación de mantener un diálogo con el Govern catalán, al menos intentarlo».

«El Gobierno español sigue dialogando con el catalán en todo lo que son materias cotidianas. Nosotros también somos el Gobierno de Cataluña, por tanto el diálogo continúa como con el resto de las comunidades autónomas. El diálogo cesó cuando Catalunya hizo de su programa electoral un planteamiento maximalista. El referéndum de autodeterminación jamás será aceptado por el Gobierno de España porque no cabe en la Constitución», detalla.

Respecto a la situación de los presos de ETA, dice que prefiere hablar de «traslados en vez de acercamientos» e incide en que el ministro Grande-Marlaska tiene «claros» los pasos: «cumplimiento de la ley, informe de las juntas de tratamiento de las cárceles y transparencia con las víctimas para que sientan que estos traslados son respetuosos con su sufrimiento».

Por último, valora que los familiares de los presos, Etxerat, hayan hecho «una petición de perdón a las víctimas, pero me parece insuficiente, necesitamos que sean los autores del sufrimiento los que pidan perdón».

«Me refiero a los autores de los atentados. Que Batasuna o Bildu lo haga también me parece importantísimo porque tienen que decir que matar nunca estuvo justificado y que fue una imposición totalitaria. Lo tienen que hacer públicamente y cada preso ya sabrá, conforme a su propia conciencia, a quién tiene que hacérselo», finaliza.