Parece que Bolsonaro le ha cogido el gusto a la idea de la censura en su país y nos deja otro ejemplo de la misma. La justicia brasileña ordenó, de manera provisional, que Netflix y la productora Porta dos Fundos retiren del aire La primera tentación de Cristo, una sátira de Navidad en la que se insinúa que Jesús tuvo una relación homosexual.

La edición de este año desató las iras de grupos conservadores porque insinúa que Jesús (Gregorio Duvivier) tuvo una experiencia homosexual con un amigo que conoció durante su retiro en el desierto, Orlando (Fábio Porchat). Además del polémico Jesucristo gay, Dios aparece retratado como un galán que se burla de José y que trata de seducir a María continuamente. En ningún momento deja de ser esto una sátira y no se toma como algo histórico.

En primera instancia, el pedido fue denegado. La decisión de este miércoles es provisional, por lo que puede ser apelada.

Netflix no ha hecho declaraciones sobre el caso aunque tanto la plataforma como la productora dijeron que todavía no han recibido la notificación.

El 24 de diciembre la sede de la productora brasileña, en Rio de Janeiro, fue atacada con cócteles molotov, sin dejar víctimas pero provocando graves daños en la fachada del edificio.

Eduardo Fauzi ha sido identificado como uno de los autores tras analizar grabaciones de más de 50 cámaras de vigilancia.

Fauzi cuenta con varios antecedentes penales: una veintena de condenas por agresiones o amenazas y fue arrestado en 2013 por haber golpeado al secretario de Seguridad del estado de Rio.

El sospechoso, que confirmó a través de un vídeo ser uno de los responsables,huyó a Rusia poco después de que fuera identificado por la policía, y ahora está en la lista roja de la Interpol, permitiendo así que pueda ser detenido por cualquier fuerza policial del país en el que se encuentre.