ALB Noticias

Hace 100 años, un 8 de febrero, abandonaba el mundo uno de los teóricos más importantes del anarquismo, y por ende del socialismo, Piotr Kropotkin. Se le conoce más allá de los ambientes libertarios por su faceta científica, ya que desempeñó investigaciones sociológicas, geográficas y biológicas. Hoy en día perdura su legado no solo a través del movimiento libertario si no que también entre las ciencias sociales, que reconocen su contribución a rebatir el darwinismo social, típico de finales del siglo XIX, defendido por los privilegiados que sustituían el derecho divino a la riqueza y el poder por su mayor «adaptabilidad» a la vida (y a pasarle por encima a los débiles). Kropotkin cambió esta visión por otra más acorde con la realidad, que se ha demostrado sobradamente como válida, que es el apoyo mutuo, también a nivel de especies no humanas. El Apoyo Mutuo es hoy una cuestión clave del movimiento anarquista, o simplemente de cualquier movimiento solidario.

A su entierro en Moscú asistieron unas 100.000 personas, no todas ellas anarquistas, como es lógico. Pero sí fue considerada la última muestra pública (y legal) del anarquismo en Rusia. Estaban a punto de vivir una durísima insurrección en Krondstadt (de la que este año también es el centenario) que fue una causa más utilizada por el gobierno bolchevique para terminar de barrer cualquier rastro de socialismo libertario ruso.

Kropotkin simboliza la Ilustración, con mayúscula. El interés por la superación de las sociedades que tienen maniatado el ser humano para lograr un destino glorioso acorde con los planteamientos de la libertad, la igualdad y la solidaridad. Nadie como él supo plasmarlo mejor, de tal manera que sus obras fueron leídas por todo tipo de intelectuales o políticos de todas las ideologías y corrientes políticas de su época.

Desde aquí nuestro reconocimiento colectivo, animando a repasar sus textos o a adentrarse de pleno.

Ante la magnitud de su obra e influencia – que aún hoy tiene sentido recuperar – solo os deseamos una feliz lectura (o relectura).

 

Instalación del ataúd con el cuerpo de PA Kropotkin en un automóvil para el transporte desde las montañas Dmitrov a Moscú.

 

 

 

A las barricadas