Este jueves el Gobierno y los sindicatos UGT y CC.OO. han acordado incrementar el salario mínimo interprofesional (SMI) 15 euros al mes, un incremento que se sitúa en el medio de la horquilla recomendada por los expertos de entre 12 y 19 euros.

Esta propuesta no contará con el respaldo de las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme, al considerar que no es el momento ni se dan las circunstancias para ello dado que la economía española se encuentra en los inicios de la recuperación y la creación de empleo podría verse dañada y, por tanto, no han participado ni en las conversaciones ni en el acuerdo.

UGT, tal y como recoge RTVE, ha valorado positivamente el acuerdo alcanzado, ya que esta subida «se produce en un contexto de dificultad económica, de aumento del IPC y de la subida desmesurada de la luz, que justifican total y absolutamente la subida del SMI», pero han avanzado que continuarán exigiendo que la subida en 2022 se sitúe en los 1.000 euros.

Yolanda Díaz, Unai Sordo y Reyes Maroto lamentan la posición de CEOE

Por su parte, Unai Sordo, secretario general de Comisiones Obreras, se ha sumado a UGT y ha celebrado el pacto alcanzado, pero ha criticado que la patronal haya rechazado negociar la subida SMI cuando se está haciendo «un esfuerzo económico para sostener el empleo». «No es un buen precedente», ha lamentado en una entrevista en La noche en 24 horas.

El secretario general de Comisiones Obreras se mostró esperanzado de que esta primera ruptura del diálogo social no se propague a las demás negociaciones como los ERTE, reforma laboral…

CEOE pactó en 2018 una subida del SMI hasta los 1.000 euros mensuales en 2020 y ahora se niega a participar en el acuerdo
CEOE pactó en 2018 una subida del SMI hasta los 1.000 euros mensuales en 2020 y ahora se niega a participar en el acuerdo

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha lamentado que «la CEOE entró pidiendo cero y salió pidiendo cero, eso no es negociar» y le ha pedido que «vuelvan a la senda del reencuentro», ya que «lo importante es que exista dialogo social» y que se puedan alcanzar acuerdos comunes.

La titular de Comercio, Reyes Maroto, también ha lamentado la posición de CEOE: «Creo que el diálogo del Gobierno con la patronal es bueno. Tenemos que buscar consensos. Lamento que no se haya llegado a acuerdo con todos los agentes sociales, hubiera sido una buena manera de redistribuir la riqueza que generamos».

El acuerdo de 2018 de la CEOE con los sindicatos fue publicado en el BOE

Esta incomparecencia de la CEOE choca con las decisiones de la patronal del mes de julio de 2018 en el marco del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), donde la patronal y los sindicatos CCOO y UGT alcanzaron un acuerdo para aumentar el SMI hasta llegar a 1.000 euros en 14 pagas en el año 2020.

Este acuerdo fue publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE): «Durante la vigencia del presente Acuerdo, de manera progresiva, instamos a establecer un salario mínimo de convenio de 14.000 euros anuales».

«Era un principio de acuerdo»

La CEOE se ha defendido diciendo que era «un principio de acuerdo». «Era una medida orientativa, no vinculante» a la que habría que añadir después las consecuencias de la pandemia de covid-19, ha señalado.

Por su parte, Cepyme, que forma parte de CEOE, en un informe presentado junto a la multinacional de recursos humanos Randstad, ha asegurado que subir hasta 1.000 euros el SMI en 2022 provocaría la destrucción de entre 60.000 y 130.000 empleos, de los cuales más de la mitad se producirían en los sectores de hostelería y comercio.

El documento continúa, tal y como informa infoLibre: «Además, España es el tercer país de Europa con mayor incremento del SMI acumulado, ajustado por paridad de poder adquisitivo, entre 2016 y 2021 (47’7%), tras Rumania y Lituania, y multiplica por cinco y por 10 los aumentos promedio de Alemania o Francia. Hay que recordar que esta subida del SMI se plantea en un momento muy complicado para la economía española, con una recuperación incipiente y todavía no consolidada en la mayoría de los sectores y en una situación extremadamente crítica para muchas empresas, especialmente pymes».

El salario mínimo en 2018 se situaba en 735,9 euros y los agentes sociales y el Gobierno del PP habían pactado un incremento hasta 850 euros para 2020, justo un mes después del cambio de Gobierno que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa. Meses después PSOE y Unidas Podemos, formación que no estaba entonces en el Gobierno, pactaron elevar el SMI hasta los 900 euros.

A comienzos de 2020 se produjo otro acuerdo para subir el salario mínimo interprofesional a 950 euros y en el mes de junio se produjo una negociación para dejar el salario mínimo mensual entre 962 y 969 euros.

Hasta 2023, el SMI debería subir en total 77 euros. Para ello, el salario mínimo interprofesional debería subir 15 euros este año, y 31 euros tanto en el año 2022 como en el 2023.

Tal y como explica RTVE, los sindicatos quieren que el ritmo se acelere un poco más, con una subida de 35 euros en enero de 2022 para alcanzar la cifra redonda de 1.000 euros de SMI el próximo año. Si el salario medio sube un 1,8 % en 2021, en línea con el alza de los sueldos en convenio, el SMI tendría que elevarse 99 euros hasta 2023, aconsejando los expertos una subida de 19 euros en 2021, y de 40 euros tanto en 2022 como en 2023.

En el caso de que el sueldo medio no cambiase en 2020, el SMI tendría que subir 61 euros entre 2021 y 2023, unos 12 euros este año, 24 euros en 2022 y 25 euros en 2023.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA