En 2019 las refinerías de biocombustibles en España transformaron 1.76 Mt de aceite de palma en biodiésel, siendo alrededor del 10% elaborado por la planta de San Roque de CEPSA, ubicada en Cádiz.

Verdemar-Ecologistas en Acción han realizado una acción artística en la zona conocida como El Rocadillo, en la barriada de Guadarranque, en la ciudad de San Roque, Cádiz para mostrar la responsabilidad que tienen las empresas petroleras en el greenwashing del biodiésel de materias primas asociadas a la deforestación.

Esta acción forma parte de la campaña internacional #NotInMyTank (# NoEnMiDepósito en español), de la que forma parte Ecologistas en Acción.

En 2019 las refinerías de biocombustibles en España transformaron 1.76 Mt de aceite de palma en biodiésel, siendo alrededor del 10% elaborado por la planta de San Roque de CEPSA, ubicada en Cádiz.

La industria mundial de los biocombustibles es un sector clave en el agravamiento de la crisis climática y de biodiversidad. Los biocombustibles se han promovido como una de las medidas para reducir las emisiones de la quema de combustibles fósiles, pero la realidad es mucho más compleja. En el periodo 2015-2018 la producción de biocombustibles experimentó un aumento equivalente al 90% del de la producción de aceites vegetales en el mundo durante el mismo periodo.

La mayor parte de la población española no es consciente de los efectos de la quema de aceites vegetales asociados a la deforestación. Es por ello que Verdemar Ecologistas en Acción recuerda que en 2019 España continuaba siendo el mayor productor de biodiésel en la UE y uno de los tres países con mayor dependencia de aceites vegetales importados para la producción de biocombustibles. El 82% del biodiésel procede de la soja, la palma y la colza, siendo el aceite de palma la materia principal prima para fabricar biocombustibles. En 2019 las refinerías de biocombustibles en España transformaron 1.76 Mt de aceite de palma en biodiésel, siendo alrededor del 10% elaborado por la planta de San Roque de CEPSA, ubicada en Cádiz.

Cepsa y el greenwashing del biodiésel de aceite de palma

Aceite de palma de Indonesia y Malasia

El aceite importado por el Estado español proviene, en su mayor parte, de Indonesia y Malasia, donde su cultivo es la principal causa de deforestación, desplazamiento de poblaciones y desaparición de especies amenazadas. El aceite de palma emite tres veces más gases de efecto invernadero que el diésel fósil si se tiene en cuenta la deforestación, el transporte, el procesado y el cambio indirecto de uso de la tierra (ILUC, por sus siglas en inglés), es decir , se necesitan nuevas tierras para plantar alimentos.

Para sensibilizar sobre este problema, 17 personas parte del grupo Verdemar Ecologistas en Acción (Campo de Gibraltar) han realizado una acción artística señalando, y como otro objetivo, la responsabilidad que tienen las empresas petroleras en la destrucción de las selvas de Indonesia. Su llegada al sitio muestra que esta catástrofe solo se puede parar si se deja de quemar aceites vegetales, y en especial el aceite de palma en los depósitos. Estas acciones de denuncia y sensibilización están dentro de la campaña #NotInMyTank (# NoEnMiDepósito en España),

Ésta se realizó en la zona conocida como El Rocadillo, en la barriada de Guadarranque, en la ciudad de San Roque, Cádiz. Los activistas representan la llegada de la industria a la bahía de Algeciras en la que un golpe de euros va eliminando la historia, cultura, patrimonio y medio ambiente ya la mayoría de los sectores del Campo de Gibraltar.

Verdemar-Ecologistas en Acción apunta que este tipo de instalaciones petroquímicas en los territorios como en el Campo de Gibraltar tienen impacto ambiental y social. Si el gobierno español tiene como avanzar en la descarbonización, sentando unas bases firmes para consolidar una trayectoria de neutralidad climática de la economía y la ciudadanía, el aceite de palma y soja deben eliminarse como materias primas para la producción de biocarburantes por estar ligadas a la deforestación y violación de derechos humanos.

Ecologistas en Acción