Cerremos Guantánamo ya

Hay 41 hombres recluidos en Guantánamo y todos ellos llevan más de diez años allí, sin cargos ni juicio justo.

0

Guantánamo se conoce, sobre todo, por la trampa legal realizada tras los ataques del 11-S, cuando el gobierno de Bush lo consideró el lugar ideal para recluir a cientos de sospechosos de terrorismo en un territorio bajo control estadounidense, pero fuera del alcance de las protecciones constitucionales.

Estados Unidos adquirió Guantánamo después de apoyar la rebelión de Cuba contra el dominio colonial español. En 1901, Estados Unidos forzó a Cuba a aceptar una serie de condiciones para que las tropas estadounidenses se retiraran de la isla. Los términos del acuerdo daban a Estados Unidos el derecho de intervenir en Cuba siempre que lo considerara necesario, y a comprar o rentar tierras. El arrendamiento inicial de Guantánamo se fijó en 2000 dólares al año, pagaderos en monedas de oro. El trato solo puede ser rescindido de mutuo acuerdo.

¿La presencia continua de Estados Unidos en Guantánamo es válida según las leyes internacionales? La respuesta directa es no. Al menos así lo cree Alfred-Maurice de Zayas, un erudito en leyes internacionales que cree que la base choca con los principios definidos por la Convención de Viena.

Ante esta situación, Amnistía Internacional vuelve a pedir un juicio con garantías o la puesta en libertad inmediata de los allí detenidos y el cierre del centro, en el decimosexto aniversario de su apertura. “A lo largo de los años, Guantánamo se ha convertido en un símbolo de la tortura, las entregas y la detención indefinida sin cargos ni juicio en completa violación de las normas de justicia y derechos humanos acordadas internacionalmente. Su cierre es fundamental, y debería haberse llevado a cabo hace mucho tiempo”, ha dicho Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

La mayoría están recluidos sin cargos y no han sido procesados, mientras que otros han sido juzgados sin garantías por comisiones militares, en algunos casos con posibilidad de ser condenados a muerte. En estos 16 años, Guantánamo es un símbolo de tortura, de entregas y de detención indefinida sin cargos, ni juicios.

La ONG internacional destaca el caso de Toffiq al Bihani, que lleva recluido en Guantánamo sin cargos ni juicio desde comienzos de 2003. Las autoridades estadounidenses han dejado claro que no tienen intención de acusarlo de ningún delito. Ha sufrido tortura u otros malos tratos y años de detención indefinida.

“Es inconcebible que Toffiq al Bihani continúe en la prisión de Guantánamo. Su caso demuestra que el centro de detención de Guantánamo sigue siendo un lugar en el que las violaciones de derechos humanos están a la orden del día”, ha dicho Erika Guevara Rosas.

“Toffiq al Bihani debe ser trasladado a un país que respete sus derechos humanos, y todas las demás detenciones de Guantánamo deben resolverse respetando plenamente el derecho y las normas internacionales de derechos humanos. Este espantoso centro de detención debe ser cerrado de una vez por todas.”

Mohamedou Ould Salahi, que estuvo detenido en Guantánamo, ha dicho: “Sé por propia experiencia que el trato que reciben los presos de Guantánamo es cruel y degradante. Es deplorable que hombres como Toffiq al Bihani sigan recluidos allí. Me uno a la petición de Amnistía Internacional para que sea trasladado fuera de la prisión.”

La membresía de Amnistía Internacional en todo el mundo pide al Departamento de Defensa de Estados Unidos que libere a Toffiq al Bihani de Guantánamo, resuelva el resto de las detenciones con arreglo al derecho internacional de los derechos humanos y cierre el centro de detención.

Deja un comentario