El sindicato CGT denuncia las actuaciones represivas de CLECE afiliación en el sector de Ayuda a Domicilio de Almería continúa, ahora contra quienes deben tener protegido su empleo por encontrarse en situación de embarazo. «Esta empresa las ve como una “carga no asumible” al tener que adaptarle sus puestos de trabajo para la protección del feto y de la madre», señala CGT.

«Estos despidos se suman al de la compañera Ana Paula, trabajadora en Abla, que se llevó a cabo recientemente por el hecho de ser la protagonista en la acción en defensa de la dignidad del colectivo de ayuda a domicilio el pasado 19 de diciembre en Almería», señala el sindicato.

CGT ha puesto en marcha las actuaciones jurídicas pertinentes reclamando la nulidad de todos estos despidos, porque, según señalan, «no podemos consentir que esta empresa, propiedad de Florentino Pérez, que vive de las concesiones públicas mediante contratos millonarios, incumpla flagrantemente la legalidad y desde las Administraciones se le consienta incumpliendo la ley de contratos del sector público».

«En el caso de las compañeras despedidas en Almería desde CGT señalamos directamente como cómplice necesario de CLECE a la Diputación de Almería y a su equipo de Gobierno, así lo vamos a señalar públicamente hasta que se produzca la readmisión de las compañeras que han visto como se les represalia por improductivas para la empresa por su situación de embarazo y por reclamar dignidad y reconocimiento profesional para el colectivo de Ayuda a domicilio», afirma CGT.

Señala el sindicato que «los partidos políticos y sus representantes en la Diputación de Almería tendrán que dar explicaciones o adoptar medidas contra CLECE con carácter urgente hasta que las compañeras sean readmitidas y se ponga fin a tanto abuso empresarial hacia las compañeras del SAD».