Tribunal 30 de Inglés en Huelva

En una de las salas se han equivocado al escribir un tema en la pizarra. A las dos horas y media lo han comunicado. Algunas personas ya habían terminado el teórico y lo han tenido que repetir. No se les ha ampliado el tiempo completo (han tenido una hora menos) ni han podido parar para comer algo. Quienes hubiesen elegido otro tema o hubiesen empezado por los supuestos prácticos se han visto beneficiados. Quienes empezaron por el tema «equivocado» competían, por tanto, en inferioridad de condiciones, con menos tiempo y más cansancio, además del mazazo psicológico de la noticia.

Examen de Lengua y Literatura

Han hecho un corta y pega y se han dejado los guiones en mitad de varias palabras; hay una coma que sobra; guiones y palabras que faltan… En la Escuela Técnica de Ingeniería de Edificación, en la avenida Reina Mercedes de Sevilla, no han abierto hasta las 7:35. A quienes se examinaban (debían entrar poco a poco) no les han abierto hasta las 8:45, con una hora de retraso sobre el horario previsto, cuando se supone deberían estar ya ubicados.

El cúmulo de interrupciones para aclarar los fallos de los exámenes ha sido «compensado» con una ampliación de 15 minutos. La desconcentración en una situación tan delicada es muy perjudicial. En alguna de las aulas no había pizarra para poner los temas que habían salido.

Examen de Geografía e Historia

Una de las prácticas era un mapa de cultivos bajo plástico en Huelva. En la fotocopia que presentaron en Cádiz y en Málaga no se distinguían ciertos colores ni algunos signos.

Economía

En el ejercicio de macroeconomía de la práctica, el tipo impositivo, que en la mayoría de manuales se pone como «t», aparecía como «T», lo cual corresponde al total de impuestos. Tomar ese dato como impuestos o como tipo impositivo es determinante pues afecta al resultado de la curva IS. En el tribunal 5, en Almería, no hicieron ninguna aclaración; en el de Sevilla, sí. Alguien que haya hecho todo el procedimiento del ejercicio correctamente, puede tenerlo mal al haber tomado «t» como «T». Ese ejercicio puntúa 2,5. Tenerlo bien o mal puede ser determinante para aprobar o suspender el examen.

Es incomprensible jugar así con el porvenir de la gente. Ni adrede se puede hacer peor. En un momento crucial para el futuro de miles de personas, esta falta de rigor es un descrédito. No sería raro que se impugnasen varias pruebas. Desde CGT animamos a hacerlo a quienes consideren que se han visto perjudicados.

CGT-FASE

DEJA UNA RESPUESTA