El presidente Xi Jinping ha anunciado el nuevo plan económico de China para la «nueva era» en la que el partido comunista tendrá mayor control sobre las empresas del sector privado, para así «focalizar inteligente y fuertemente ese sector privado» y crear «un frente unido entre lo privado y los negocios e intereses del país».

El medio Asia Times Financial recuerda en un artículo que «desde el 18º Congreso Nacionadel Comité Central del PcCh, celebrado el pasado mayo, Xi propuso y comenzó a adoptar una serie de medidas para guiar y promover el «frente unido» con el sector privado». Y según los medios locales, estas nuevas perspectivas, «han traído resultados reseñables».

«Nosotros debemos ver y comprender que el socialismo chino ha entrado en una nueva era, ya que el sector privado sigue expandiéndose y por ello los riesgos y retos se han ido acrecentando de forma significativa. El valor y los intereses de la empresa privada son diversos, pero con este frente unido debemos buscar y enfrentarnos a estas tareas», explicó el mandatario.

«Con motivo de implementar la mayoría de decisiones del Comité Central del Partido, debemos buscar, a través de este proceso, integrar mejor las empresas privadas hacia una vía inteligente y fuerte donde se expongan las decisiones y liderazgo del Partido para lograr los objetivos, como el rejuvenecimiento de la nación china», prosiguió.

De este modo, y acorde con el documento posteriormente presentado, las firmas, para operar en China, necesitarán una cierta cantidad de trabajadores militantes del partido.

Esto es algo que ya se viene implementando desde que Xi está en la presidencia, pero hasta ahora se trataba sobretodo de una intervención en las grandes empresas, pero no en las pequeñas.

Estos cuadros políticos del partido, deberán asegurar y cerciorarse que la empresa sigue la guía del proyecto para la «nueva era».