A pesar de la pandemia y del Estado de guerra que vive el Sáhara Occidental desde hace un mes, el festival de arte ArtiFariti ha podido celebrar su XIV Edición de manera telemática los días 11, 2 y 13 de diciembre bajo el lema “45 años de confinamiento”.

Los Encuentros Internacionales de Arte y Derechos Humanos del Sahara Occidental nacen en 2007 en la ciudad liberada de Tifariti, al noreste del Sáhara, para reivindicar el respeto a los derechos humanos, individuales y colectivos; el derecho de las personas y los pueblos a su tierra, su cultura, sus raíces y su libertad. Desde entonces, anualmente se dan cita decenas de intelectuales y artistas para reivindicar la causa del pueblo saharaui, algo que no ha sido una excepción este año, donde pese a las limitaciones impuestas por la COVID-19 han participado un nutrido número de ponentes online desde Sevilla, Argel, Ciudad de México, Maputo -capital de Mozambique- y los Campamentos Saharauis en Tinduf (Argelia).

Trump desprecia el derecho internacional y los derechos humanos

Entre las presencias más relevantes destaca la del filósofo Noam Chomsky, quien aprovechó su intervención para asegurar que la decisión unilateral de Trump de reconocer la marroquinidad del Sáhara como “desprecia el derecho internacional y los derechos humanos básicos al reconocer oficialmente la ocupación criminal y brutal del Sahara Occidental por Marruecos”. Chomsky recordó además que EEUU es el único país que tomado esta decisión y que lo hace de manera completamente unilateral.

La intervención de Chomsky se dio durante su conversación con el artista y profesor universitario Isidro López-Aparicio, comisario de ARTifariti 2012 y miembro del Instituto de Investigación de La Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada, en apoyo al Sáhara Occidental y a Palestina.

Ambos abordaron la coyuntura actual del Sáhara y analizaron los últimos acontecimientos en la región. Para Chomsky lo ocurrido con el Sáhara Occidental “ha sido claramente un regalo para Marruecos a cambio de su aceptación de la solicitud de Trump de reconocer la ocupación criminal y brutal de Israel de Cisjordania palestina. La espantosa simetría pone de manifiesto con gran claridad la malevolencia de su Administración”.

Ante esto, el pensador norteamericano declara que “la comunidad internacional debe unirse para brindar un apoyo vigoroso a las víctimas de estas políticas crueles, que reviven prácticas vergonzosas que han deshonrado la historia occidental”.

Chomsky, un amigo del pueblo saharaui

No es la primera vez que se pronuncia a favor del pueblo saharaui. En 2010, tras el estallido de Gdeim Izik, donde miles de saharauis acamparon a las afueras de El Aaiún, el intelectual estadounidense apoyó las movilizaciones.

Las mismas fueron desalojadas brutalmente por la policía marroquí pocos días después, pero el ejemplo saharaui sería considerado por Chomsky como «precursor» de la ola de movilizaciones que azotarían Oriente Media y el Norte de África en los siguientes años; la denominada «Primavera Árabe».