DiEM25, un movimiento democrático paneuropeo transfronterizo, y el Instituto Sanders, fundado en 2017 por Jane Sanders, dieron a luz este lunes a la Internacional Progresista, una organización avalada por más de 40 intelectuales de todo el mundo, entre los que destacan Noam Chomsky, Naomi Klein, Yanis Varoufakis o Fernando Haddad entre otros.

Los impulsores de la Internacional Progresista afirman que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus y la subsiguiente crisis económica hacen obligatorio que las fuerzas progresistas del mundo se unan para defender y sostener un Estado de bienestar, los derechos laborales y la cooperación entre países, además de consolidar un mundo más democrático, igualitario, ecologista, pacífico y en el que prime la economía colaborativa.

La derecha nacionalista y sus aliados corporativos han sido los primeros en construir una infraestructura internacional para avanzar en su agenda de exclusión y explotación. Las fuerzas progresistas se están levantado contra ellos. Pero, a pesar de experiencias y objetivos compartidos, carecen de una infraestructura que las una. El Movimiento Internacionalista intentará cambiar esto.

La idea es simple: “fomentar la unión, coordinación y movilización de activistas, asociaciones, sindicatos, movimientos sociales y partidos en defensa de la democracia, la solidaridad, la igualdad y la sostenibilidad”, y  “frenar el avance del autoritarismo”.

El Movimiento pretende ser donde activistas y organizadores de todo el mundo se junten para compartir recursos, intercambiar herramientas, organizar acciones que trascienden las fronteras y hacer que la solidaridad sea más que un mero eslogan.

El proyecto arranca este lunes con el lanzamiento de su web , donde cualquiera puede inscribirse como miembro, y cuenta con el apoyo y el soporte formado por más de 40 intelectuales de toda índole y condición, desde escritores hasta políticos.

Financiado exclusivamente con aportes individuales de sus miembros y donaciones, la Internacional Progresista tiene previsto celebrar un congreso en Reikiavik organizado por el partido de Jakobsdóttir, el Movimiento de Izquierda-Verde donde planificar todas las acciones del año.

Según la visión de la Progresista Internacional, aspira a un mundo:

  • Democrático, donde el pueblo tenga el poder de dar forma a sus instituciones y sociedades.
  • Descolonizado, donde todas las naciones determinen su destino colectivo libres de opresión.
  • Justo, que repare la desigualdad en nuestras sociedades y los legados de nuestra historia.
  • Igualitario, que sirva los intereses de muchas y no sólo de pocas personas.
  • Liberados, donde todas las identidades disfruten los mismos derechos, el reconocimiento, y poder.
  • Solidario, donde la lucha de cada uno sea la lucha de todas y todos.
  • Sostenible, que respete los límites planetarios y proteja a las comunidades en primera línea.
  • Ecológico, que ponga a los seres humanos en armonía con su hábitat.
  • Pacífico, donde la violencia de la guerra sea sustituida con la diplomacia de los pueblos.
  • Poscapitalista, que recompense todas formas laborales mientras se elimina el culto de trabajo.
  • Próspero, que invierta en un futuro dichoso de abundancia compartida.
  • Pluralista, donde la diferencia sea celebrada como una fortaleza.