CHRD premia al activista chino Ji Sizun por su defensa de los derechos humanos

La organización Chinese Human Rights Defenders (CHRD) distinguió hoy al activista chino Ji Sizun con el premio Cao Shunli por su contribución a la promoción de los derechos legales y la educación en China, donde actualmente permanece en prisión.

«Durante décadas, Ji Sizun ha defendido constantemente los derechos de los grupos sociales desfavorecidos. Se ha dedicado a impulsar mejoras en la situación de los derechos humanos para los ciudadanos chinos y el avance en el Estado de derecho en China», destacó CHRD en un comunicado.

Como activista, «ha defendido los derechos de los grupos desfavorecidos durante años al brindar asistencia legal y capacitación legal», añadió la organización, que lo definió como un «abogado descalzo», un activista legal autodidacta sin licencia formal.

Ji, de 69 años, fue detenido el 11 de agosto de 2008, tres días después de pedir permiso para llevar a cabo una protesta durante los Juegos Olímpicos de Pekín en la que quería pedir una mayor participación de los ciudadanos chinos en los procesos políticos y denunciar la corrupción y los abusos de poder en el país.

Tras su condena a tres años de prisión, Ji continuó con la defensa de los derechos humanos y, en octubre de 2014, la Policía volvió a detenerlo tras apoyar públicamente las protestas a favor de la democracia en Hong Kong conocidas como la «Revolución de los Paraguas», por lo que fue acusado de alteración del orden público y provocar «altercados».

Un tribunal de Fujian (sureste) lo condenó en 2016 a cuatro años y medio de cárcel, mientras que su estado de salud se ha deteriorado «gravemente» en prisión, especialmente tras sufrir un ataque cerebral por el que no recibió un tratamiento médico adecuado, según denunció CHRD, que detalló que se espera su puesta en libertad el próximo 26 de abril.

«Aunque ha sufrido en repetidas ocasiones la represión policial y períodos de detención, su espíritu no se ha roto», destacó la organización.

El premio se otorga en memoria de Cao Shunli, activista que murió bajo custodia y sin acceso a tratamiento médico el 14 de marzo de 2014, tras ser detenida cuando se disponía a tomar un vuelo a Ginebra para participar en actividades relacionadas con la revisión de los derechos humanos en el país asiático por parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El año pasado la organización distinguió con este premio a dos activistas chinas, Li Xiaoling y Chen Jianfang, por su labor en la promoción de los derechos humanos en un país donde se enfrentan a continuas amenazas y riesgos.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario