Lightyear, la precuela de Toy Story se estrena este viernes en los cines y, aunque parezca sorprendente, está acaparando titulares por un beso entre dos mujeres y las reacciones que este ha generado.

13 países han secundado la censura contra la película tras la decisión de estados musulmanes, que ha sido quien ha dado el primer paso.

El actor Chris Evans, que presta su voz al personaje principal en la película, se ha pronunciado sobre la polémica que ha suscitado el beso, también en sectores ultraconservadores de países occidentales.

“La verdad es que esa gente es idiota”, ha sentenciado en una entrevista con Reuters Television. “La historia humana es una historia de constante despertar social. De despertar y crecimiento, y eso es lo que nos hace buenos”, ha añadido.

“Siempre habrá gente que tenga miedo, no sea consciente y trate de aferrarse a lo que había antes”, ha señalado Evans. “Pero esas personas mueren como los dinosaurios. Creo que el objetivo es no hacerles caso, seguir hacia adelante y abrazar el crecimiento que nos hace humanos”.

En una carta pública, trabajadores LGTBIQ de Pixar afirmaron que los ejecutivos de la empresa matriz habían solicitado cortes de “casi cada momento de muestras de afecto gais” de sus últimas películas.

“En Pixar hemos sido testigos de hermosas historias, llenas de personajes diversos, que regresan de Disney reducidas a migajas de lo que alguna vez fueron. Casi todos los momentos de afecto abiertamente gay se cortan a instancias de Disney”, lamentaban.

DEJA UNA RESPUESTA