Antonio Basco conoció a su mujer, Margie Kay Reckarden, un bar de Omaha (Nebrasca) donde él trabajaba en el mundo de los rodeos. Viajaron por todo Estados Unidos hasta que hace dos años se asentaron en El Paso. «Le encantaban las flores, de todo tipo. Podría recorrer las calles y recoger flores pisoteadas miles de veces y a ella le parecían tan bonitas como un millón de dólares«, dijo Basco.

Margie, de 63 años, fue asesinada junto a otras 21 personas en la masacre racista de en un supermercado de la localidad fronteriza con México El Paso hace dos semanas. Basco estaba trabajando en su actual ocupación, una empresa de lavado de vehículos, mientras su mujer estaba haciendo la compra en el supermercado Walmart. Al enterarse de la masacre, la buscó sin éxito por varios hospitales. Confirmó que había muerto 24 horas después del tiroteo, recoge «The Dallas Morning News».

Margie llevaba casada 22 años con Antonio Basco. Sin hijos en común ni otros parientes cercanos, Basco temía quedarse solo en su funeral, pero un anuncio en Facebook congregó este viernes a cientos de personas desconocidas de la pareja en la ceremonia de despedida.

«El señor Antonio Basco estuvo casado 22 años con su mujer, Margie Reckard. No tiene más familia que ella. Da la bienvenida a quienquiera que asista al funeral de su esposa«, reza el anuncio publicado por la funeraria en Facebook, compartido 14.000 veces. Fue necesario cambiar el funeral al centro espiritual ‘La Paz’ de El Paso ante la masiva respuesta a la convocatoria.

Basco temía enterrar a su mujer “solo”, ha declarado el director de la funeraria, Harrison Johnson. “Esta es una comunidad que se ha congregado para acompañarlo, para sostenerlo”, según indica el diario ‘The New York Times’.

La funeraria es una de las innumerables que se ofrecieron a celebrar funerales de manera gratuita a las víctimas de la masacre del supermercado Walmart. La empresa aseguró que 950.000 personas habían pinchado en la invitación a asistir al funeral. «Hemos recibido encargos de flores desde Australia«, aseguraron. Más de de mil coronas y arreglos florales recibidos de la zona y desde el extranjero.

Antonio Basco ha recibido a través de las redes unos 10.000 mensajes de consuelo. A falta de espacio, la funeraria colocó el millar de arreglos florales recibidos por todos lados: junto al féretro, bajo las ventanas, en las mesas de la entrada, incluso en las escaleras.

 

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario