Cientos de profesores contratados marroquíes, que piden la integración completa en la función pública, volvieron hoy a protestar en Rabat, donde una treintena de sus colegas resultaron heridos anoche durante una carga policial en una multitudinaria manifestación a la que asistieron varios miles de enseñantes.

Según pudo constatar Efe, la sentada de los profesores, procedentes de todas las provincias del país, provocó el cierre intermitente de la céntrica calle Mohamed VI, donde se encuentra la sede del Parlamento.

Los manifestantes, hombres y mujeres, levantaron consignas en las que reivindicaron su integración en el sistema de la función pública y protestaron contra la represión policial contra sus últimas manifestaciones en diferentes ciudades del país.

En 2015, se registraron jubilaciones masivas en el sector de la educación, por lo que el Gobierno marroquí otorgó a las Academias Regionales de Educación reclutar, con el estatuto de contratados y no de funcionarios, al personal necesario para llenar este vacío.

Uno de los organizadores de la manifestación de hoy, Imad Cabo, explicó a Efe que después de la protesta reprimida anoche en Rabat, el Ministerio de Educación Nacional ha aceptado negociar con los manifestantes.

«La novedad es que el ministro ha aceptado negociar con nosotros en las próximas horas. Antes rechazaba porque nos considera como un ente ilegal por no formar parte de ningún sindicato autorizado», agregó.

Respecto a los acontecimientos de anoche, señaló que un total de 36 manifestantes sufrieron heridas de diferentes tipos durante la intervención de los antidisturbios con porras y cañones de agua para disolver la marcha de miles de sus colegas en el centro de Rabat.

El dirigente en la Confederación General de Trabajo (CGT) Hakim Moutaoukil explicó a Efe que el nuevo mecanismo de reclutamiento del personal de educación, que se basa en un contrato renovable de dos años de duración, permitió la contratación de un total de 75.000 profesores en los últimos cuatro años.

Según varios manifestantes participantes en la sentada de hoy, el estatuto de contratado les priva de varios privilegios que tienen los profesores integrados en la función pública a nivel de graduación, el traslado o jubilación, lo que para ellos supone una merma de «la estabilidad profesional».

Las coordinadoras de profesores contratados habían celebrado en las últimos semanas varias marchas en diferentes ciudades del país para insistir sobre sus reivindicaciones, pero en varias ocasiones fueron reprimidos por los antidisturbios.

DEJA UNA RESPUESTA