Las cinco diócesis católicas del estado de Nueva Jersey (Estados Unidos) publicaron este miércoles listas de nombres que suman un total de 189 clérigos acusados de abusos sexuales a menores a lo largo de varias décadas, fruto de una investigación de la Fiscalía.

La de Newark detalló esta mañana los datos de 63 sacerdotes con denuncias “creíbles” desde 1940, su arzobispo pidió perdón a las víctimas y anunció un programa de compensaciones; y en las últimas horas han hecho lo mismo las otras diócesis.

El fiscal general de Nueva Jersey, Gurbir Grewal, recordó que el pasado septiembre estableció un equipo para que investigara las denuncias de abuso en la Iglesia en ese estado y se mostró satisfecho de que ello haya “impulsado a las diócesis a finalmente tomar medidas para que los curas depredadores rindan cuentas”.

En la lista de Newark figura Theodore McCarrick, de 88 años, exarzobispo de esa localidad y de Washington DC, y apartado por el papa Francisco el verano pasado entre gran polémica, ya que un exnuncio del Vaticano en Estados Unidos acusó al pontífice de conocer las denuncias contra este desde 2013.

El actual arzobispo, Joseph Tobin, escribió en una carta que las revelaciones de abuso sexual del clero a menores de este último año “han provocado sentimientos de asombro, enfado, vergüenza y dolor en nuestra comunidad católica”, y reprendió que la institución no apartara “inmediatamente” a los acusados de sus cargos.

Buena parte de los denunciados en Newark y en las otras demarcaciones han fallecido, y a los que están vivos se les ha ido apartando de sus cargo en los últimos 15 años, de acuerdo a los medios locales.

La diócesis de Camden alistó a 56 curas y un diácono, la mayoría ya fallecidos y cuyos abusos el obispo Dennis Sullivan explicó que tuvieron lugar entre los 70 y 80. Agregó que no se incluyen cuatro alegaciones que están siendo investigadas actualmente.

La diócesis de Trenton nombró a 30 sacerdotes, la de Paterson a 28 y la de Metuchen a 10 curas y un diácono que han sido denunciados de manera “creíble”, como resalta la Iglesia, de abusos sexuales a menores.

Desde que la Corte Suprema de Pensilvania publicó en agosto del año pasado el informe de un gran jurado que documentaba 300 supuestos casos de “sacerdotes depredadores” sexuales en sus diócesis, se han sumado a esta iniciativa las diócesis de otros estados y han sido identificados unos 2.000 clérigos en Estados Unidos.

Deja un comentario