Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, ha señalado en una entrevista en Onda Madrid que espera tener firmado con el PP un acuerdo para gobernar en coalición antes del 10 de julio, fecha en la que se celebra el pleno de investidura sin candidato, y emplaza a Vox a no bloquear.

Aguado ha indicado que está «muy cerca» de llegar a dicho acuerdo. «Nosotros haremos nuestros deberes y luego el resto de grupos tendrá que decidir«, ha insistido. En este sentido, ha hecho hicapié es que PP y Ciudadanos trabajan para poner en marcha un gobierno y que al final habrá que ver «si Vox, a última hora, decide permitir que se ponga en marcha o no».

Aguado ha insistido de nuevo en que no negociarán con la formación de ultraderecha tanto en Murcia como en la Comunidad de Madrid, consciente de los problemas que está acarreando a la formación esta cercanía a Vox. Ciudadanos pretende entrar a los gobiernos de Murcia y Madrid gracias al apoyo de la ultraderecha, pero sin salir en la foto con ellos.

Vox pone como condición sine qua non que los naranjas se sienten a negociar y se comprometan con el acuerdo que los de Abascal han firmado con los populares, poniendo a los naranjas en una tesitura que ya acarreó dimisiones de pesos pesados y un gran arrepentimiento de sus votantes en las encuestas.

Los naranjas han tragado y la dirección de Ciudadanos ha confirmado la reunión a tres bandas con el PP y Vox en la Asamblea de Murcia para acercar posiciones e intentar desbloquear la investidura del candidato popular a la Presidencia regional, Fernando López Miras.

Sin embargo, Juan Carlos Girauta ha quitado hierro al asunto haciendo uso de un hipócrita ejercicio de lavado de cara al asegurar que no es para negociar, sino que “será para tomarse un café«, quien ha llamado a distinguir entre negociar «cosas parciales«, «tomarse un café» o «irse a comer«.