Ciudadanos cree que el Partido Popular está intentando «desestabilizarlo» y advierte de que la «deslealtad» con la que se ha comportado, por ejemplo al fichar a Lorena Roldán como ‘número dos’ de la candidatura por Barcelona a las elecciones catalanas, podría complicar la posibilidad de que ambos partidos pacten en el futuro.

En la dirección de la formación naranja consideran que el PP está actuando con «desesperación» porque le preocupan las encuestas electorales y por eso intenta «desestabilizar» a Cs. Pero avanzan que no lo logrará y que el movimiento de incorporar a Roldán –hasta ahora portavoz de Cs en el Senado y en el Parlament de Cataluña– le penalizará en las urnas.

Creen que los catalanes no nacionalistas no entienden que entre dos partidos constitucionalistas traten de perjudicarse el uno al otro para «conseguir uno o dos escaños más», y los votantes ya están viendo que objetivo del PP es «separar y hacer daño a Cs».

En Ciudadanos subrayan que, pese al plan de los ‘populares’ para que más cargos de Cs abandonen el partido, no van a acabar con el partido liberal. Insisten en que concurrirán a las próximas elecciones generales y serán «la opción de centro», diferenciada de la papeleta del PP.

Cuidado con las deslealtades

En cuanto a los gobiernos autonómicos y municipales que comparten actualmente ambos partidos, afirman que no tienen intención de romper esas coaliciones porque «lo primero son los ciudadanos».

Sin embargo, avisan al partido de Pablo Casado de que tenga «cuidado con las deslealtades» y destacan que «el poder que tiene el PP en España lo tiene gracias a Cs», por ejemplo en Andalucía, donde el PP por sí solo no fue capaz de echar al PSOE de la Junta.

En este sentido, Ciudadanos afirma que cuando en el futuro tenga que plantearse nuevos acuerdos, uno de los factores que tendrá en cuenta es quién le ha mostrado «lealtad» y quién ha actuado con «deslealtad», y el PP «no está ayudando a Cs».

Ciudadanos y la fuga de dirigentes

Respecto a cómo puede afectar a Ciudadanos la salida de Roldán, desde la dirección del partido dicen que incluso les podría beneficiar. Explican que reafirma la ubicación del partido en el centro del espectro político, desde donde pueden pactar tanto con el PP, en los gobiernos de coalición, como con el PSOE, alcanzando acuerdos con el Gobierno de Pedro Sánchez y otros dirigentes socialistas en el contexto de la pandemia del coronavirus.

«Estamos pensando en ser útiles a los ciudadanos, y si un compañero no lo ve, lo mejor que puede hacer es irse», argumentan, precisando que cargos como Lorena Roldán o Marcos de Quinto han abandonado el proyecto liderado por Inés Arrimadas porque no se sentían identificados con ese posicionamiento de centro.

Una estrategia que, según recalcan, van a mantener y que está siendo valorada positivamente tanto por fundadores de Ciudadanos como Francesc de Carreras, Félix de Azúa o Albert Boadella, como por los electores en los sondeos, donde Cs tiene ahora una intención de voto de entre el 8% y el 11%, frente al 6,8% de los comicios de noviembre de 2019.

Ciudadanos

PP-Vox-Cs en Catalunya

En las elecciones catalanas, esperan obtener dos o tres veces más escaños que el PP, aunque bajen respecto a los 36 de 2017, cuando fueron la fuerza más votada, y ven posible que Vox obtenga un mejor resultado que los ‘populares’. Por ello creen que, más que centrarse en Ciudadanos, a Casado le debería preocupar ese adelantamiento por la derecha.

Por otro lado, desde la dirección de Cs adelantan que esta semana anunciarán un nuevo fichaje que ocupará el puesto que iba a ser para Roldán, el ‘número dos’ de la lista por Barcelona, por detrás de Carlos Carrizosa.