Redacción

El comité ejecutivo nacional de Ciudadanos ratificó lo que todos y todas esperábamos: los 32 diputados naranjas no apoyarán la moción de censura propuesta por Pedro Sánchez para desbancar a Mariano Rajoy. Albert Rivera insiste en una convocatoria electoral para este otoño al creer que es lo que más le beneficia políticamente, entendiendo que podrá gobernar en ese caso.

El grupo naranja pidió una vez más a Sánchez “rectificar” para que retire su moción y que negocie una nueva dirigida únicamente a que los españoles vuelvan a las urnas lo antes posible.

Rivera volvió a insistir en la “voluntad política” y a la “responsabilidad” del Gobierno. El dirigente centrista enumeró, tras la reunión mantenida con los 37 dirigentes territoriales nacionales de la formación, los dos grandes problemas que afronta en estos momentos España.

Por un lado, asegura que “la ruptura de la confianza de los ciudadanos con la política” tras la sentencia de la trama Gürtel (justo por esto los ciudadanos queremos que salga adelante la moción y sacar del Gobierno a Rajoy).

Por el otro, el desafío separatista, en el que reitera su mensaje al entenderlo como su tótem político, lo que más votos puede darle.

Albert Rivera insiste en el mensaje apocalíptico: “estamos en una situación sin precedentes”, reiteró. “Queremos un fin de legislatura ordenado” y si hay una convocatoria electoral comprometida, aseguró el líder de los centristas, “el Gobierno puede contar con nosotros”.

Deja un comentario