La gran mayoría de los medios generalistas regados de subvenciones públicas durante más de una década por el Partido Popular desde el Ejecutivo autonómico ocultan un durísimo comunicado emitido por las cuatro fuerzas parlamentarias de la oposición, en el que alzan la voz contra la dirección de la Corporación da radio e Televisión de Galicia de no retransmitir en directo la sesión parlamentaria centrada en los impactos del COVID-19 celebrada el 3 de abril.

El Parlamento es la casa de la soberanía común del pueblo gallego, y la CRTVG, según la normativa, ha de prestar «especial atención» a los debates que se realicen en la Cámara / Parlamento de Galicia

Los grupos parlamentarios de PSdeG-PSOE, Común da Esquerda, Bloque Nacionalista Galego y Grupo Mixto han hecho público «su firme desacuerdo» con la situación originada, pues tal y como indican «los medios públicos tienen la responsabilidad -profesional y legal- de acercar una información plural, objetiva, siempre guiada por criterios de imparcialidad, neutralidad y veracidad, prestando especial atención a los debates que se realicen en la Cámara, tal como se recoge en la Lei de creación de la CRTVG la Lei de medios públicos audiovisuais de Galicia y en el Mandato Marco de la CRTVG».

Para los partidos, «resulta incomprensible que ante una crisis sanitaria sin precedentes que se ha cobrado la vida de más de 10.000 personas, la televisión pública que los gallegos y las gallegas sufragan con 100 millones de euros cada año hurte información sobre las propuestas de las formaciones políticas para combatir la pandemia, tanto en el aspecto sanitario como económico«.

«Así -denuncian-, mientras en el Parlamento las fuerzas políticas debatían medidas para frontar la crisis, la TVG emitía un programa de cocina explicando la elaboración de una receta, anuncios de la teletienda y el resto de la programación ordinaria por decisión de la dirección del ente, con Alfonso Sánchez Izquierdo como principal responsable».

Todos los grupos de la oposición denuncian las contínuas injerencias de Feijóo y su Gobierno del PP en los medios públicos gallegos / xunta.gal

Por este motivo, para las formaciones, «es intolerable que incluso en mitad de una pandemia, el PP siga haciendo una utilización partidista de los medios públicos y utilizando la televisión pública como canal de publicidad y propaganda al servicio del Ejecutivo de Feijóo y del Partido Popular» porque «el detecho a la información es un derecho fundamental que debe ser garantizado en cualquier situación y contexto, pero aún más en momentos de excepcionalidad». Por ello, para los grupos, «la decisión de censurar el debate parlamentario supone de facto una vulneración de ese derecho, porque impide el derecho de las gallegas y gallegos a conocer, contrastar y reflexionar sobre la acción política del Gobieno de la Xunta en relación a la crisis por el COVID-19 y, también, negar el acceso a las opiniones, posiciones y propuestas de los distintos grupos parlamentarios».

Las fuerzas políticas firmantes solicitan a la dirección de la CRTVG «que actúe con responsabilidad de país, teniendo en cuenta que se debe al pueblo gallego y no a los intereses partidistas del PP, y que cumpla con la misión de servicio público garantizando una información de proximidad que respete los principios de pluralidad, imparcialidad, neutralidad y veracidad informativa» y manifiestan también su apoyo a todos los trabajadores y trabajadoras de la corporación de medios públicos gallegos, «que intentan hacer su labor con profesionalidad y rigor» y que ya han cumplido «98 viernes negros para denunciar la manipulación informativa y en defensa de una RTVG al servicio de la sociedad gallega».