Clece, la filial de residencias de ancianos de ACS, presidida por Florentino Pérez, ha reclamado a las administraciones un extra de dinero público para compensar los costes «sobrevenidos e imprevisibles» y la disminución de ingresos fruto de la crisis del coronavirus, que cifra en 7,2 millones de euros.

Según publica este miércoles El Confidencial, la firma indica que ha realizado desembolsos extra en más profesionales sanitarios, personal de limpieza o en la compra de equipos de protección. Según desglosan, estos 7,2 millones de euros que piden vienen de diversas partidas: contratación a mayores de 30 profesionales sanitarios o compra de material de protección (mascarillas FFP2 y quirúrgicas, batas, buzos, gafas y guantes).

Alega también que sus ingresos han disminuido porque muchos mayores han fallecido en las residencias, que no pueden aceptar nuevas altas durante la emergencia sanitaria.

Clece solicita a la mayoría de las más de 30 residencias que gestiona en régimen de concesión en España que se le resarza económicamente por esta situación. Es propiedad del Grupo ACS, quien anunció este pasado 8 de mayo que contaba con 12.000 millones de euros de liquidez entre todas las empresas del grupo para hacer frente a la crisis.

La filial ganó 962 millones en todo 2019 y 282 millones en el primer trimestre de 2020.